ABC

Arabia Saudí acapara la inauguración del AVE español a La Meca

Fomento no fue invitado al acto, que estuvo presidido por el Rey Salman bin Abdulaziz

MadridActualizado:

El AVE a La Meca, el mayor proyecto internacional de un consorcio español, ha sido inaugurado este martes en un acto presidido por la Familia Real saudí. Ningún miembro del Gobierno español estuvo presente en el encuentro, al que tampoco acudieron los presidentes de Renfe y Adif. Fuentes del Ministerio de Fomento explican que no se invitó a ningún miembro del departamento.

El trayecto inaugural no cubrió todo el recorrido de la línea, sino que se desarrolló entre Yeda y Medina. El Rey Salman Bin Abdulaziz al Saud y Mohammed Bin Salman Bin Abdulaziz Al-Saud, Príncipe Heredero del Reino de Arabia Saudí, fueron los encargados de presidir el evento. El embajador de España en Arabia Saudí, Álvaro Iranzo; el presidente del consorcio Al Shoula, Jorge Segrelles, y algunos directivos de las empresas encargadas de la puesta en marcha del proyecto constituyeron la delegación española en el encuentro.

«Esta inauguración supone un hito para la ingeniería española, que ha demostrado la capacidad de nuestras empresas e ingenieros para construir un tren de alta velocidad en unas condiciones climáticas extremas», señaló Segrelles en el mencionado acto. Hay que tener en cuenta que la puesta en marcha de la línea se ha retrasado en varias ocasiones por fenómenos como las tormentas de arena y demoras en las obras acometidas durante la primera fase del proyecto, encargada a un consorcio de empresas chinas.

Fuentes del Al Shoula, formado por las doce empresas públicas y privadas españolas encargadas del proyecto, justifican la ausencia del Gobierno español señalando que el acto había sido «organizado para la Casa Real saudí». Hay que tener en cuenta que la explotación comercial de la línea comenzará dentro de algunas semanas. Entonces se abrirá una fase preoperacional que abarcará ocho frecuencias diarias, cuatro por sentido, durante cuatro días a la semana.

Desde el Gobierno también quisieron restar importancia a su ausencia, pero lo cierto es que las relaciones entre España y Arabia Saudí no atraviesan su mejor momento. Y es que el amago del Ejecutivo liderado por Pedro Sánchez de paralizar la venta a Riad de 400 bombas de guiado láser ha deteriorado las relaciones diplomáticas y económicas que mantienen ambos países.