EFE

La ruptura de Google con Huawei y la guerra comercial castigan a Apple que cae en torno al 3%

El Nasdaq retrocede más de un 1%, en una sesión en la que las principales plazas europeas registran caídas superiores a un punto porcentual

MadridActualizado:

Los inversores no han recibido bien la decisión del gigante estadounidense Google de suspender los negocios con la firma china Huawei relacionados con la transferencia de productos de hardware y software - menos los cubiertos con licencias de código abierto- y castigan duramente las acciones de Apple con caídas de más de un 3%, intercambiándose sus títulos a poco más de 182 dólares. Además, el rojo se ha extendido por el selectivo tecnológico Nasdaq, que registra retrocesos del 1,49%, y por el Dow Jones, con ligeras caídas del 0,33%. Además, los mercados europeos que se han abonado a las malas sensaciones. En concreto, el Ibex 35 cayó un 0,87%, mientras las principales plazas del Viejo Continente se dejaban más de un 1% de media.

Mucho más que comercio

En opinión de Mario Esteban, investigador principal del Real Instituto Elcano para Asia y profesor titular del Centro de Estudios de Asia Oriental de la Universidad Autónoma de Madrid, todos los acontecimientos a los que estamos asistiendo «no se deben entender solo en el ámbito comercial, sino que estamso asisitendo a una rivalidad de fondo entre Estados Unidos y China».

Como ha explicado este experto, en este proceso lo importante no es equilibrar la balanza comercial ni crear más empleo en Estados Unidos sino «el mantenimiento de su liderazgo tecnológico» frente a la emergente potencia asiática. En este sentido, ha añadido que si China lograra encabezar esta cuarta revolución industrial «tendría mayor influencia económica, política o diplomática».

Para este experto, no es habitual que como el caso de la tecnología 5G que una compañía china lidere este nicho. Esteban ha constatado que, por el momento, el gigante asiático es «más dependiente de la alta tecnología occidental que al revés y que Estados Unidos no quiere que se revierta este proceso».

Por este motivo, no se muestra optimista respecto al futuro y no duda en apuntar que «esta dinámica competitiva reduce los incentivos de la parte china para hacer concesiones». A su juicio, esta rivalidad «va a ir a peor» y como consecuencia ha augurado «una creciente reducción de la interdependencia económica entre China y Estados Unidos». En paralelo, la rivalidad estratégica entre ambos irá condicionando más la relación entre ambos.

Europa: «obligada» a tomar partido

¿Y Europa? El investigador investigador principal del Real Instituto Elcano para Asia ha apuntado que Europa «va a tener difícdil mantenerse al margen» y prevé que desde la Casa Blanca «va a haber presiones sobre los gobiernos europeos, para que como las compañías estadounideneses, estos reduzcan sus relaciones con el gigante asiático».

En su opinión, la dimensión geoestratégica tendrá cada vez más importancia y todo ello con un Viejo Continente que se resiste a las lógicas de ganancias relativas y prefiere las absolutas. Es decir, cuando priman los intereses de país frente a la realpolitik. «La Unión Europea no tiene músculo diplomático ni de seguridad suficiente y nos veremos arrastrados a tomar partido», ha augurado.

Corrección en los mercados

Como ha recordado la analista de Renta 4, Ana Gómez, «un porcentaje importante de las ventas vienen de China», lo que afectaría a la postre a los resultados y ha atribuido este recrudecimiento de la guerra comercial al «tira y afloja de las relaciones entre Estados Unidos y China». Esta analista ha recordado que «inevitablemente los rumores cotizan en el mercado».

Al respecto, Gómez ha constatado el deterioro de la situación «en apenas unos días» y añadido que no se sabe cuándo ambas potencias se volverán a sentar a seguir negociando.

Sobre el rol de Europa, esta analista ha recordado su carácter exportador y que «los datos macro son malos». Además ha considerado «un síntoma razonable» que pueda haber cierta corrección y recordado que venímos de cuatro meses de fuertes subidas, de entorno de entre el 20% y el 25%.En esta línea, ha aventurado que habrá más caídas adicionales y llamado a la prudencia.