Torre de Abengoa - REUTERS

Abengoa solicita el que será el mayor preconcurso de acreedores de la historia de España

El grupo Gestamp ha roto el acuerdo por considerar «no cumplidas las condiciones a las que estaba sujeto» y no entrará en el capital de la empresa andaluza

MADRIDActualizado:

Abengoa ha anunciado este martes que después de que Gestamp haya renunciado a entrar en su capital solicitará el preconcurso de acreedores "a la mayor brevedad", ha informado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

La compañía ha comunicado al supervisor bursátil que Gonvarri, sociedad del grupo Gestamp, ha roto el acuerdo firmado el 8 de noviembre por considerar "no cumplidas las condiciones a las que estaba sujeto". Entre esas condiciones, figuraba el aseguramiento de una ampliación de capital o la suscripción de un "importante paquete de apoyo financiero" por un conjunto de entidades financieras.

Abengoa asegura que, tras la retirada de Gestamp, continuará el proceso de negociación con los bancos con la finalidad de alcanzar un acuerdo que garantice la viabilidad financiera de la misma al amparo del artículo 5 bis de la Ley Concursal, "que es intención de la sociedad solicitar a la mayor brevedad".

De acogerse a lo previsto en dicho artículo, la compañía tendrá un plazo de tres meses, ampliable a cuatro, para intentar alcanzar con la banca un acuerdo de refinanciación o las adhesiones necesarias para la admisión a trámite de una propuesta anticipada de convenio, a fin de evitar entrar en concurso.

El pasado 8 de noviembre, Gonvarri Corporación Financiera llegó a un acuerdo para acudir a la ampliación de capital de la empresa de ingeniería y energía y convertirse en su principal accionista, con el 28% de su capital.

Dicha participación daría a Gonvarri (Gestamp) cuatro de los trece puestos del consejo de administración de Abengoa, actualmente en manos de Inversión Corporativa, la sociedad de la familia Benjumea que actualmente tiene la mayoría accionarial y que se habría quedado con un solo consejero.

Abengoa anunció hace meses la intención de lanzar una ampliación de capital por 650 millones de euros, con el objetivo de reducir su endeudamiento y reforzar su capital en el marco de un plan de reestructuración que pretende acabar con las dudas sobre la solidez de la compañía.

Una deuda financiera de 9.000 millones

Abengoa protagonizará el mayor proceso judicial de este tipo en España, con una deuda bruta financiera que roza los 9.000 millones de euros y deudas a proveedores superiores a 5.000 millones. Con estas cifras superará de largo a otros procesos como el de Martinsa Fadesa, actualmente en liquidación y a la que en 2011 el juez dio un plazo de diez años para pagar 7.200 millones de deuda y levantar el concurso de acreedores en el que se encontraba.

A cierre de septiembre, el pasivo de Abengoa era de 27.357 millones de euros, según los últimos estados financieros publicados por la firma de ingeniería y energía.

A esa fecha, la deuda neta consolidada del grupo ascendía a 6.283 millones y la bruta a 8.791 millones de euros, en tanto que las pagos a proveedores sumaban 5.470 millones.

Al otro lado del balance, la compañía valora sus activos intangibles (fondo de comercio y otros) en 1.587 millones, y cifra en 2.356 millones las cuentas pendientes a cobrar (clientes y otros), en 1.220 millones su efectivo y en 3.430 millones el inmovilizado en proyecto.