Daniele Nouy, presidenta del MUS
Daniele Nouy, presidenta del MUS - efe

El BCE pedirá capital a la banca según su modelo de negocio

El supervisor ha comunicado a cada entidad la ratio de solvencia a cumplir

Actualizado:

El supervisor ha fijado unas nuevas ratios de solvencia para toda la banca comunitaria. El Mecanismo Único de Supervisión (MUS), dependiente del Banco Central Europeo (BCE), ha comunicado ya a las entidades financieras de la Eurozona, incluidas las españolas, el nivel mínimo de capital que les exigirá y que será individualizado, es decir, diferente en cada caso. De hecho, y según fuentes del sector, el modelo de negocio de cada grupo será clave en esa definición. Las estrategias que el mecanismo dirigido por Danièle Nouy considere de más riesgo se penalizará con requisitos superiores.

En concreto, el supervisor único ha elevado del 8% actual a entre el 9% y el 12% el ratio de capital mínimo que deberán cumplir las entidades en 2016. El nuevo requisito medio será del 10% para prácticamente todos los bancos. Ahora bien, el MUS exigirá más capital en caso de que haya detectado riesgos sobre su modelo de negocio o comercial, como una exposición muy elevada a una determinada actividad o sector, y sobre parámetros como la composición de las carteras crediticias y la tasa de morosidad.

Esto, según las fuentes del sector consultadas, puede obligar a aquellas entidades con un negocio menos rentable y unos márgenes más débiles a acometer nuevos ajustes del gasto. Y, en el caso más extremo, a plantearse operaciones corporativas de fusión o integración con otras entidades.

El supervisor hizo durante el verano una revisión y evaluación de la situación de cada entidad. Los bancos han recibido esta semana una carta con la propuesta del mecanismo de nivel mínimo de capital que considera aceptable, y ahora disponen de un plazo de 15 días para hacer alegaciones. Así, en octubre el BCE fijará el nivel definitivo de capital que exigirá a cada grupo financiero.

La primera impresión del sector es que, en líneas generales, las entidades españolas podrán cumplir con los nuevos requerimientos de solvencia de forma cómoda y sin recurrir a medidas traumáticas como grandes ampliaciones de capital. De hecho, los datos de acciones en circulación de cada banco evidencian cómo todas las entidades salvo Bankia han incrementado poco a poco capital -los títulos cotizando han pasado de 40.687 a 46.430 millones- desde finales de 2013 para mejorar sus niveles de solvencia.