La Sareb vende a un fondo buitre 300 pisos reservados por particulares
Fernando J., frente al piso que señalizó hace unos meses - belen diaz

La Sareb vende a un fondo buitre 300 pisos reservados por particulares

Pagaron la señal hace meses, pero el nuevo dueño quiere vender las casas más caras

Actualizado:

La Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria ( Sareb) ha dejado en la estacada a un mínimo de 300 compradores particulares que habían pagado una media 3.000 euros como señal de una vivienda. El llamado banco malo vendió a finales de diciembre la cartera Teide, 2.500 inmuebles repartidos en Madrid, Andalucía, Castilla- León, Cataluña y Galicia. Fuentes bancarias consultadas por ABC sostienen que en el paquete adjudicado al fondo estadounidense Fortress y al Grupo Lar hay más de 300 inmuebles que ya estaban pre-vendidos. Tanto la Sareb, que permanece como socio minoritario en el nuevo fondo, como los compradores, se niegan a facilitar dato alguno.

Esto ha ocurrido porque los mismos inmuebles se venden por dos vías. Las antiguas cajas presentes en la Sareb, como Bankia y Novagalicia, siguen ocupándose de la venta minorista –piso a piso– de los activos traspasados al banco malo. En parelelo, la Sareb hace paquetes con las mismas viviendas para colocarlos a fondos de inversión, todo a espaldas de los clientes.

Una víctima de esta estrategia es Fernando J., un joven empresario que el pasado noviembre decidió comprar en Las Rozas (Madrid) un piso de la Sareb que vendía Novagalicia Banco. Casado y padre de una hija, necesitaban una casa más grande. Eligió un bajo con jardín que valía 260.000 euros. El 17 de noviembre pagó la señal de 3.000 euros a la inmobiliaria de la entidad, que le dio un mes de plazo para escriturar ante notario.

«Ya teníamos la financiación con nuestro banco, pero los de Novagalicia no nos citaban para escriturar», relata Fernando. «Pasó el mes de plazo y cada vez que llamábamos nos daban largas. Que si las vacaciones de Navidad, que si a principio de año tenía mucho lío...».

La trama de la "solicitud"

Lo que no les dijeron es que unos días antes de las navidades, la Sareb ya había vendido a un fondo buitre la que iba a ser su casa. De hecho, Fernado J. y su mujer acaban de enterarse gracias a un burofax que les ha enviado el Grupo Lar, socio español del «fondo buitre». Tras informarles de que son los nuevos propietarios de «su» casa en Las Rozas, englobada en el Fondo de Activos Bancarios 2013 Teide, les comunican que han decidido «no atender su solicitud» y que les devolverán los 3.000 euros. En un contrato de arras, el habitual para una vivienda, si el vendedor no cumple, ha de entregar el doble de la fianza.

Por este motivo, lo que la Sareb puso delante de más de 300 clientes no fue un contrato de arras, sino una «solicitud de compra», un papel mojado que las partes pueden romper sin penalización alguna. «Me siento estafado –dice Fernando– ¿Para qué les doy 3.000 euros y firmamos un documento si no sirve de nada?», se pregunta.

Las entidades vendedoras, sabedoras de que estaban vendiendo dos veces los mismos pisos, optaron por este «documento trampa». No obstante, otros afectados consultados por ABC están recopilando las pruebas del compromiso de venta para exigir responsabilidades si no les respetan los precios. Hay decenas de correos electrónicos en los que empleados de Bankia y Novagalicia dan a sus clientes los datos de la notaría para cerrar la operación, lo que acredita que ya existía un contrato verbal de compra-venta. Fuentes oficiales sostienen que «la Sareb hará todo lo necesario para que el comprador de la cartera cumpla con las obligaciones contraídas con los interesados en la adquisición de las viviendas».

A los tribunales

«Yo les voy a demandar», dice Fernado tajante:«Primero me tienen que devolver los 3.000 euros, que aún no lo han hecho, y luego les voy a reclamar daños y perjuicios». Ha comprado una cocina de 6.500 euros que no tiene donde poner. «El vendedor me la está guardando desde hace un mes y al final me la tendré que comer», dice. También ha adquirido otros muebles que no caben en su actual casa.

Así, las cantidades invertidas previas a la «no mudanza» ascienden a 9.000 euros. Además, tenía a un inquilino para su actual piso. «Lo hemos perdido, claro», dice frente al bloque de viviendas en el que ya debería estar residiendo. Él por lo menos conserva su casa, ya que hay afectados que firmaron la venta de sus pisos y ahora no tienen el que creían haber comprado. Fernando destaca que «puedo entender que te engañe una empresa privada, pero aquí está el Gobierno, es lo que más me duele». El 45 por ciento del capital de la Sareb es público, ya que pertenece al Frob, el mecanismo creado para rescatar a las cajas con dinero público. El 55 por ciento restante pertenece a los principales bancos de España –salvo el BBVA–, incluidas las antiguas cajas.

Fernando compró en 260.000 euros porque le ofrecieron una rebaja de 30.000 euros sobre el precio inicial. Pese a que el fondo buitre que se ha quedado con el piso ha pagado un precio muy inferior a esos 260.000 euros (la Sareb se niega a decir cuánto ha sido el descuento sobre la valoración por comprar todo el lote), esa cifra no le sirve:Fortress y el Grupo Lar intuyen que pueden venderlo por los 290.000 euros iniciales. La Sareb reconoce el problema, pero se limita a decir que «se va a examinar cada caso, uno a uno, y se cumplirá con la legalidad».