Marco Asensio, tras marcar uno de sus dos goles al Betis
Marco Asensio, tras marcar uno de sus dos goles al Betis - AFP

Real MadridAsensio, un bonito aprieto para Zidane

El mallorquín, titular en el Villamarín, dio una lección de calidad y confirmó la necesidad de concederle más minutos

Actualizado:

Se había ganado la titularidad con sus dos pases de oro en el partido de Champions frente al París Saint Germán. Todo el madridismo pedía su alineación en el once titular de Zidane.. Y el entrenador satisfizo los anhelos de Asensio y de los seguidores blancos. El mallorquín fue titular en el Benito Villamarín y dio una lección de calidad. Confirmó la necesidad de concederle más minutos en el Real Madrid.

El chaval, modesto, no aprovechó su éxito para reivindicarse ante el mundo: «Estamos en una buena dinámica y hay que seguir así». El chico al que le dolían las rodillas cuando se lucía de pequeño no se quejó de nada: «En el segundo tiempo hemos reaccionado, hemos hablado de presionar arriba y salió bien». Ni una palabra de su situación personal. Es disciplinado y sabe que tiene un largo futuro en el Real Madrid.

Destaca a los extremos

Cristiano estaba encantado al lado de Asensio. Era su compañero ideal en el ataque. El balear penetraba por la izquierda con velocidad y le dio dos pases medidos que no fueron gol por muy poco. A la tercera fue la vencida. Asensio remató el primer tanto madridista después de un trallazo del portugués y del rechace de Adán. Y el Real Madrid,sin saberse la razón, se durmió con el tanto de Marco. Se echó atrás. Y el Betis remontó un partido que los blancos habían controlado.

La reacción de los hombres de Zidane en el segundo tiempo fue magnífica. La arenga táctica del técnico surtió efecto. Ramos cabeceó el empate y Asensio firmó el 2-3 en otra demostración de su talento. Cristiano remató el cuarto en una noche que dejaba claro que el Real Madrid del mallorquín y del gallego (Lucas) tiene más trabajo y es más eficaz.

Zidane fue sincero al no concentrar sus elogios en el bigoleador y añadir en sus elogios al canterano de Curtis: «Marco ha brillado y Lucas también. Los dos han hecho una gran labor por las bandas. Los conozco bien y sé lo que nos pueden dar». En efecto, con Asensio y con Lucas hubo incursiones por los extremos y alimento de balones para Ronaldo. Benzema, al final, puso el quinto en su estadio fetiche, donde ha anotado en sus últimas cuatro visitas.

Lucas mostró su alegría por la respuesta del equipo. También por su actuación personal: «Estamos muy contentos porque hemos sabido dar la vuelta al marcador. Espero que estas victorias señalen el camino de la clasificación en Champions. Nos sentimos en un buen momento y tenemos que refrendarlo en París».

La mala noticia de la noche fue la lesión de Marcelo. Sufrió un pinchazo en la parte posterior del muslo derecho. El brasileño asegura que se recuperará en dos semanas y podrá jugar en Francia. Mañana se le realizarán pruebas médicas para confirmar que es un pequeño tirón. Es fundamental en la Copa de Europa.