Balón de OroCríticas y bromas a la ausencia de Cristiano Ronaldo

La organización bromeó con el portugués y le dedicó «una canción que le gusta»

Tomás González-Martín
Actualizado:

Todos los profesionales del fútbol presentes en la gala destacaban la deportividad de Modric como otra de sus virtudes. Elegante fue Griezmann al acudir a la fiesta para recoger el Balón de Bronce, junto a Enrique Cerezo. Todo lo contrario que Cristiano, que demostró una vez más su falta de deportividad al no viajar a París tras saber que no era el ganador. Tampoco lo hizo a Londres cuando su excompañero croata se adjudicó el premio The Best. Los presentadores de la gala ironizaron con la ausencia del portugués y pusieron «una canción que le gusta Cristiano», para entrevistar en directo a varios seguidores que votaron por «Ronaldo». Fue criticado por la organización.

Neymar, también ausente

Al igual que el luso, tampoco acudió Neymar, que estaba invitado y se le esperaba. Como dijo un compañero del PSG con sarcasmo, se quedó en casa a quince kilómetros de la fiesta.

El primer galardón que se entregó en la noche fue el premio Kopa al mejor futbolista menor de 21 años, elegido por los ganadores de los Balones de Oro de la historia. Florentino Pérez echaba de menos a Di Stéfano, que lo obtuvo en dos ocasiones, con el broche del SuperBalón de Oro recibido tres décadas más tarde. El ganador fue Mbappé, que fue perseguido a lo largo de la noche para ver si mantenía una charla con el presidente del Real Madrid que alimentara el morbo. Florentino Pérez no le saludó ante las cámaras, pero como personas educadas sí se saludaron detrás del telón, en el salón donde los invitados esperaban la gala. Era suficiente para alimentar especulaciones. Florentino Pérez hizo un gesto con los dos pulgares hacia arriba en el pasillo de celebridades que pronosticaba el triunfo de Modric, pero algunos ya inventaron que fue una respuesta a la pregunta del posible fichaje de Mbappé, lanzada desde lejos, sin que el presidente la escuchara.

Mientras la noruega Ada Hegergerg, jugadora del Olympique de Lyon, obtenía el Balón de Oro a la mejor futbolista del mundo, Modric y Griezmann sostenían una amistosa conversación, sentados en la primera fila. Buffon también dialogó con el croata y le recordó: «Opté tres veces a este premio y no lo gané, disfrútalo».