NATACIÓN

Londres 2012. La vida sin Phelps

Se retira el deportista con más medallas olímpicas de la historia, 22, dejando récords que sólo él podría superar

Londres 2012. La vida sin Phelps
Phelps abandona la piscina tras ganar su última medalla - reuters
'Phelps abandona la piscina tras ganar su última medalla'

Ahora que ya se ha ido, no está claro si los Juegos Olímpicos echarán más de menos a Michael Phelps o será al revés. En su empeño por romper récords y límites (“Lo logré”, dijo al ganar su último oro) deja atrás una tierra baldía para cualquiera que persiga su lugar en la historia. Nadie está lo suficientemente cerca como para asaltar su trono. Durante mucho tiempo,nadie lo estará.

Es necesario haber sumado mucho para, de repente, encontrarse en disposición de ganar, como él, 22 medallas olímpicas: ocho en Atenas 2004 (seis de oro), ocho en Pekín 2008 (todas de oro) y seis en Londres 2012 (cuatro de oro).

No es sólo que pasará mucho hasta que alguien supere su cuenta, sino que pasará mucho hasta que alguien esté en disposición de intentar hacerlo. Esa suma total, o la hazaña inverosímil de los ocho oros de Pekín, con sus ocho finales y sus muchas series previas.

Los Juegos se alimentan de prodigios que sólo ellos pueden contener, y el adiós de Phelps a los 27 años (“Me propuse no estar nadando a los 30”) ha secado para mucho tiempo la cercanía de algunos mayúsculos. ¿Quién puede estar en disposición de atacar el desafío de colgarse nueve oros? ¿Quién el de sumar más de 22 medallas olímpicas, o más de 18 oros? ¿Quién podría contar con la compañía, el equipo, que ha acompañado en las pruebas de relevos el inabarcable recuento de Phelps?

Quizá sólo el propio Phelps. Se va y con su marcha desaparece la que tal vez es la única posibilidad de empujar un poco más el límite olímpico de los récords. Se va, y con su marcha se lleva esa oportunidad. Cierra la caja de los prodigios y tira la llave. Desaparecido Phelps, se esfuma también la posibilidad de superarlo. Él contiene su límite y sus ampliaciones. La historia contra la que ha luchado ahora es él mismo. Y se la lleva.

Toda la actualidad en portada

comentarios