Premier LeagueLa cara más oscura de Pochettino

El técnico argentino estalló contra el árbitro del Burnley - Tottenham, una disputa que puede desembocar en una dura sanción

Actualizado:

Hay que buscar mucho para encontrar un mal gesto de Mauricio Pochettino. Tanto en su carrera como futbolista como de entrenador, nunca se le ha visto perder los papeles ni portagonizar los habituales enfrentamientos que se dan en un terreno de juego, hasta que llegó el duelo contra el Burnley.

En un partido que se presentaba plácido para el Tottenham y en el que se esperaban conseguir los tres puntos para mantener la pugna por la Premier League con Liverpool y Manchester City, llegó la desesperación del técnico criado en Murphy.

El respeto a los árbitros en el campeonato inglés es una máxima y toda salida de tono, por pequeña que sea, es duramente castigada. Algo que no se le pasó por la cabeza a Pochettino cuando se abalanzó sobre Mike Dean al sonar el pitido final.

El entrenador de los Spurs se mostró duramente contrariado con algunas de las decisiones arbitrales a lo largo del choque, especialmente en el saque de esquina concedido al Burnley que desembocó en el primer tanto.

Dean y Pochettino mantuvieron una fuerte discusión en el campo. El personal del Tottenham, consciente de a lo que se exponía el preparador, intentaron poner paz y tranquilizar a su jefe, aunque no evitaron sus duras palabras, recogidas por el árbitro y que han llegado a oídos de la Federación Inglesa (FA).

«Conducta inadecuada»

«Se alega que el lenguaje y el comportamiento del entrenador del Tottenham Hotspur al final del encuentro, tanto en el campo como en el área del túnel de vestuarios, representó una conducta inapropiada», ha señalado la FA en un comunicado. Los hechos, en los que Pochettino habría incumplido dos reglamentos de la FA, pueden desembocar en una sanción económica, el mejor de los escenarios, o la suspensión de varios partidos.

«Aceptaré todo lo que me imponga la Federación, pero lo que ocurre en el campo se debe quedar en el campo», afirmó el argentino con las aguas más calmadas.

La derrota ante el Burnley entierra prácticamente toda opción de pelear por el título, pero ese partido sacó a relucir la cara más oscura y hasta el momento nunca vista de un entrenador por el que suspiran algunos de los mejores clubes del mundo.