Gerard Piqué durante un partido con España
Gerard Piqué durante un partido con España - EFE
Selección española

Piqué vuelve a prender la mecha antes de ir con España

Un mensaje a favor del referéndum reaviva sus desencuentros con la selección

SERGI FONT
BarcelonaActualizado:

Gerard Piqué nunca deja indiferente a nadie. Ni a a sus acérrimos seguidores ni a sus más enconados detractores. Tiene un gran poder de influencia al que nunca se le ha cuestionado su rendimiento deportivo, pero al que sus manifestaciones le generan críticas por doquier. Y casi siempre con la cercanía de un partido de España en el horizonte. Portavoz improvisado del barcelonismo y postulado como presidente culé en un futuro cercano, el jugador se ha servido de las redes sociales para arengar a los más de 16 millones de seguidores que tiene en Twitter. El catalán aprovechó los 140 caracteres permitidos para exponer su voluntad de que se celebre el referéndum ilegal de independencia de Cataluña, instando a la sociedad catalana a manifestarse hasta la fecha en la que debería celebrarse la consulta.

«Desde hoy y hasta el domingo, expresémonos pacíficamente. No les demos ninguna excusa. Es lo que quieren. Y cantemos bien alto y bien fuerte», publicó junto a la etiqueta «#Votarem». Aunque nunca ha dicho que es independentista, siempre participa en las Diadas del 11 de septiembre pidiendo que se celebre el referéndum para conocer la opinión del pueblo.

Pitos con la selección

Estas manifestaciones le han generado numerosas pitadas en los diferentes campos en los que juega con la selección española, aunque el central considera que muchos de esos abucheos se los ha ganado por la rivalidad existente entre el Barcelona y el Real Madrid. El meditado tuit de Piqué volverá a ubicarle en el epicentro de la actualidad del partido entre España y Albania del próximo 6 de octubre -se da por hecho que Julen Lopetegui le incluirá hoy entre los convocados-. Un mes después de que las palabras de Sergio Ramos y Carvajal («si pitan a Piqué nos pitan a todos») lograran que el catalán fuera incluso aplaudido en el Bernabéu en el choque ante Italia, su mensaje enterrará en el olvido gestos como el de saltar al césped madridista con su hijo Milan enfundado con la zamarra de España. Nadie quiere para su hijo lo que no quiere para él, pero su proclama a favor del derecho a decidir enturbiará seguramente los sentimientos del Rico Pérez, donde 30.000 alicantinos se concentrarán para animar a la selección y, posiblemente, pasen factura a Piqué. Una vez más, vuelve el debate.

El defensor azulgrana se siente implicado en los sucesos políticos y sociales que está viviendo Cataluña últimamente y no se ha cohibido a la hora de mostrar su opinión. Por ejemplo, el 24 de septiembre retuiteó un mensaje de Jordi Évole en el que el presentador daba las gracias a Carles Puigdemont por haber acudido a su programa, en contraste con la negativa de Mariano Rajoy. «Gracias a Puigdemont por haber dado la cara. No puedo decir lo mismo del Gobierno de España, que no ha querido aparecer», publicaba Évole y rebotaba Piqué. Las redes se llenaron ayer con respuestas a Piqué sobre su posicionamiento. Hubo de todo tipo, pero algunas ironizaron y equipararon el «#votarem» con el «#sequeda» que utilizó para anunciar que Neymar desistía en su idea de marcharse al PSG. La mayoría de sus detractores creen que la posibilidad de que se celebre el referéndum tiene los mismos visos de que Neymar siguiese en el Barça. Eso sí, logró que se creara una nueva etiqueta: #PiqueFueradelaSeleccion.