La Liga

Otro fallo garrafal hizo famoso a Iglesias Villanueva en 2006

El árbitro gallego señaló un penalti inexistente en un Almería-Cádiz con los jugadores a cinco metros del área

Actualizado:

Iglesias Villanueva, árbitro del Valencia-Barcelona, se ha convertido en uno de los nombres del día después de su polémica actuación durante ese partido, en el que, ayudado por su asistente, no concedió un claro gol de Leo Messi en la primera mitad al considerar que el balón no había traspaso por completo la línea.

Las imágenes de televisión dejan en evidencia al colegiado, pues muestran cómo el balón traspaso por mucho esa línea tras escapársele de las manos a Neto.

No es la primera vez que Iglesias Villanueva se ve envuelto en una polémica así. Hay que volver a septiembre de 2006, a la cuarta jornada liguera en Segunda División. Ese día Almería y Cádiz disputaban un derbi andaluz en el Estadio de los Juegos Mediterráneos en el que Iglesias Villanueva se convirtió también en protagonista con una de las decisiones más surrealistas del fútbol español.

El Almería ganaba aquel partido por 2-0 cuando, en el minuto 60, el almeriense Mané agarró de forma clara al delantero cadista Enrique durante una jugada de ataque de los visitantes. La falta es clara, y así se lo hace saber el linier a Iglesias Villanueva levantando el banderín.

La sorpresa llegó después. Pese a que la falta se había producido a unos seis metros del área, el árbitro, tras consultar con su asistente, de nombre Rodríguez Vallejo, decide señalar penalti.

Ni las protestas de los jugadores del Almería ni la propia incredulidad de los del Cádiz hicieron cambiar de opinión a Iglesias Villanueva. Abraham Paz acabó marcando el 2-1.

Mané fue expulsado poco después por roja directa y el Almería acabó aquel partido con neuve jugadores. Aún así, ganó.

La Federación actuó tras ese partido y envió «a la nevera» al asistente de Iglesias Villanueva.