Ludmila y Vicky se disputan un balón
Ludmila y Vicky se disputan un balón - EFE
Liga Iberdrola

El Atlético continúa con su tradición

Con el empate (1-1) se mantiene invicto en la Liga Iberdrola desde mayo de 2016; el Barcelona sigue líder

Actualizado:

Al Barcelona le pesaban los fantasmas. Era demasiado tiempo sin ganar al Atlético de Madrid en el campeonato liguero, desde noviembre de 2014. Sí lo hizo en Copa, el año pasado, para llevarse el título, insuficiente para la competitividad azulgrana. Pero las de Ángel Villacampa no se quedan atrás en ambición, con una trayectoria triunfal en el campeonato doméstico: desde mayo de 2016 sin perder ni un solo partido: 32 victorias y solo seis empates. Siete, sumando el de ayer. Porque al Atlético le creció el orgullo y contrarrestó el gol de Andressa Alves con otro de Kenti Robles y una segunda parte para enmarcar. Para que todo siga igual: empate a seis triunfos para cada equipo, el Barcelona líder por la diferencia de goles; el Atlético sigue sin perder en Liga. Y ya son 510 días.

Son los dos mejores conjuntos de la Liga Iberdrola, imperiales en sus atalayas, peleones siempre en sus choques, disputándose todos los fichajes y todos los títulos. Por presupuesto, bagaje y ambición, nadie en España les discute, aunque en este despegue del fútbol femenino ya hay equipos que se acercan, que les pelean el control y los puntos. Pero siguen siendo ellos los que lo lideran todo. Y con ese respeto comenzó el encuentro. Sin grandes ocasiones, pero con fuerzas igualadas e intenciones de ataque en cada posesión. A una acción le respondía una reacción. Empatadas a energía, calidad y entrega, se rompió el encuentro por un error: un rechazo fortuito de Kenti Robles que pegó en Meseguer y que permitió a Andressa Alves fulminar a Lola Gallardo antes de la media hora de juego.

Las de Villacampa tenían tiempo de reacción, pero no encontraron la chispa necesaria para hacer daño en la zaga rival en el resto de la primera mitad. Les faltó llevar el peligro, aunque tampoco lo recibieron, acomodado el Barcelona con su tanto.

Poder a poder

A las rojiblancas, por tradición, le han pesado siempre las segundas partes: desde el curso 2012-13 llevaban sin marcar al Barcelona en el segundo acto, mermado el físico conforme pasan los minutos. Pero el tanto azulgrana las espoleó, con bríos desde el primer minuto para que el marcador se igualara cuanto antes. No eran solo tres puntos: era el líder de la Liga, la racha triunfal, el orgullo atlético.

Apareció Ludmila al ataque. En conexión directa con Jucimara y Corredera por las bandas. Y el acoso a la portería de Sandra Paños fue constante.

La brasileña, debutante en la Liga Iberdrola, comenzó a protagonizar las ocasiones más claras. Un pase profundo de Jucimara la dejó sola delante de Paños y tras un gran regate a la guardameta se quedó sin espacio para rematar. El primer aviso. Las locales pidieron un penalti por mano poco después. Y solo cinco minutos más tarde, Kenti Robles brindó el premio con un golazo de volea tras un saque de esquina para convertir el encuentro en puro espectáculo de fuerzas.

El Barcelona, agazapado, comenzó a retomar el control, pero no halló espacios en una férrea línea defensiva rojiblanca, a pesar de ciertos sustos protagonizado por Gallardo. Además, sufrió la expulsión de Losada a falta de diez minutos. Y no hubo energía para más. Las de Fran Sánchez suman su primer empate tras seis victorias, pero se mantienen líderes; y el Atlético tacha un día más invicto en la Liga Iberdrola. «Hemos tenido opciones, es un punto agridulce», admitió Robles. Es el Atlético-Barcelona, el clásico más igualado del fútbol español.