Gerard Piqué fue pitado de nuevo en un partido con la selección - efe
Selección Española

Piqué: «Me lo pasé bomba con lo de Kevin Roldán»

No se arrepiente de su broma y no le da importancia a los pitos: «No me afectan. La gente es libre de expresarse»

rubén cañizares
Actualizado:

«Piqué ha cumplido ante Costa Rica 68 partidos, lleva viniendo desde las categorías inferiores y siempre ha tenido un gran comportamiento, además de ser un gran jugador. Pitarle a él es pitar a la selección española. Es mi sentir y el de todo el grupo. Creo que no está bien». Así de categórico se mostró Del Bosque tras el duelo ante Costa Rica, marcado por una sorprendente animadversión de una gran parte de la hinchada leonesa contra el defensa del Barcelona.

Ya sea por su polémica broma al Real Madrid en la celebración del triplete («Gracias Kevin Roldán, contigo empezó todo»), o por su marcado acento político cercano a la independencia de Cataluña, Piqué ha vivido 48 horas en León bajo la música de viento.

Los constantes pitos que tuvo que soportar en la tarde del martes durante el entrenamiento, se repitieron anoche en el partido. Ya cuando recitaron por megafonía el once titular y los suplentes, rol que ocupó Piqué de primeras, recibió la primera bronca del Reino de León. La siguiente llegó nada más iniciarse la segunda mitad, momento en el que saltó a calentar.

La más sonora se produjo cuando saltó al campo. Reemplazó a Ramos y ahí el público subió los decibelios más que nunca. Los 30 minutos que estuvo sobre el feudo leonés siguió encajando silbidos en cada ocasión que tocaba el balón, aunque de vez en cuando se entremezclaban con tímidos aplausos.

El asunto no fue a mayores y nada más finalizar el encuentro, Piqué se marchó al vestuario, donde ya tras la ducha y en frío, se mostró tranquilo y sin remordimiento alguno: «No me afectan los pitidos. La gente se expresa libremente y yo solo hago mi trabajo. Tras ganar el triplete estoy muy feliz. ¿Lo de Kevin Roldan? Volvería a decir lo que dije porque fue una simple broma. Me pareció gracioso. Yo me lo pasé bomba y la repercusión no me importa»