Sergio Busquets
Sergio Busquets - Óscar del pozo
Selección Española

Busquets: «No me gusta salir en las portadas»

El jugador del Barça, que detesta las redes sociales, se confiesa en ABC y admite estar encantado de ser catalán y jugar con la selección

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Sergio Busquets, que sólo tiene 26 años aunque lleve ya un puñado de temporadas en esto, parece de todo menos futbolista. En estos tiempos de mensajes cibernéticos, fotos de modelitos mandando besos y declaraciones institucionales sin voces ni preguntas, Busquets se desmarca porque detesta ese mundo.

El fútbol, dice el azulgrana, ha pasado a ser de todo menos eso, fútbol, y de ahí que el insista en llevar la conversación al campo. No tiene perfil alguno en redes sociales porque no le aporta nada y trabaja como siempre en silencio. Acaba de renovar con el Barça hasta 2019 con un sueldazo de estrella y en la selección actúa como un líder. Son 74 partidos y esta noche en Sevilla sumará uno más contra Ucrania (20.45 horas, La1), duelo decisivo para estar en la Eurocopa.

-¿Se siente un veterano?

-Han pasado ya muchos años desde que empecé en el primer equipo del Barcelona, pero no me siento un veterano. Me siento joven, siento que me quedan muchos años. Sí es verdad que he jugado ya muchos partidos tanto en el Barça como en la selección y eso hace que uno se sienta importante. Y digo eso tanto en el campo como fuera, con el trato con los compañeros.

-¿Y se siente igual de importante en el Barça que en la selección española?

-Sí, creo que sí. En los dos sitios tengo la confianza de los entrenadores, tanto aquí con Vicente como en el Barça con los que hayan pasado. Me siento importante, tengo confianza.

-Usted ha pasado de ser un canterano por el que apostó Guardiola a tener uno de los mejores contratos del Barça con su reciente renovación.

-Sí. Me siento muy valorado, me siento importante. La renovación es el reconocimiento. Mi club, el cuerpo técnico y los compañeros creen en mí. Y yo jamás me he quejado. Me siento muy bien y trabajo para eso.

-¿Se siente líder o prefiere ser secundario?

-A mí nunca me han gustado las portadas, no me gusta salir en ellas. No quiero ser protagonista. No quiero estar en boca de nadie. Yo lo que tenga que hacer lo hago en el campo y de puertas para dentro hablo con mis compañeros, pero sin querer ser más de lo que soy. No me gusta. Hago pocas entrevistas. Sé que va con el fútbol, pero no es donde más cómodo me siento.

-Es raro en un mundo como el fútbol en donde hay tanto ego. De hecho usted no tiene ni perfiles en redes sociales ni nada.

«No creo que las redes sociales aporten nada a los aficionados»

-Sí, sí que es raro. Todo el mundo se ha aficionado a las redes sociales, a salir para hacer cualquier cosa, a salir en cuantas más portadas mejor, a tener protagonismo y reclamarlo en el caso de que no lo tengas... Pero hay gente como yo que piensa diferente. Puede que se me vea distinto por eso, porque no tengo twitter y porque no estoy todo el día hablando. No creo que aporten nada las redes sociales a los aficionados. Hay entrevistas, medios... Lo privado es de cada uno, pero yo no me meto en lo que hacen los otros.

-¿Qué hace cuando no juega a fútbol?

-Una vida norma. Para casa a disfrutar de mi vida con mi pareja, con mi familia... Busco pasar siempre desapercibido en lo que se pueda, me gusta esa vida.

-¿Y puede siendo futbolista del Barça?

-No, al 100% no. Hay momentos para todo y hay sitios en los que puedes estar más tranquilo y otros en los que no. Todo depende un poco de lo que busque cada uno.

-¿Cree que ahora se habla menos de fútbol en el fútbol?

-Sin duda, definitivamente sí. Ya no se habla casi nunca de fútbol, de hecho. Al final, no se comenta si un jugador hace un pase bien o si la táctica de este rival es buena. Lo que más portadas da, lo que más vende o lo más mencionado es si ha pasado esto con aquel jugador, si el otro responde, si la afición... Se habla más de lo extradeportivo que de lo verdaderamente importante, que es el fútbol.

-¿De quién es culpa?

-Un poco de todos. Los medios venden esas cosas, pero también hay futbolistas que lo buscan. Hay más folclore.

-Y usted, como catalán, jugador del Barça y miembro de la selección, ¿cree que se les utiliza para politizar?

«Estoy encantado de ser catalán, del Barça y de jugar con la selección»

-Sí, claro. Pero nosotros lo hemos dicho: estamos al margen, yo al menos. Estoy encantado de ser catalán, de jugar en el Barça y de venir a la selección. El compromiso que tenemos no se puede cuestionar. Lo extradeportivo, como digo, no lo controlamos. Y se habla más de eso que de la pelota.

-¿Le da rabia?

-Sí, pero insisto. ¿Qué podemos hacer? No depende de nosotros, de verdad. Pues nada. Nos gustaría que la gente nos tuviera en cuenta por lo que somos, separando los colores de la camiseta. De hecho, el problema es que todo se analiza en función de la camiseta.

-Ahora han cambiado las cosas en el Barcelona y el estilo le afecta incluso a usted. ¿Ha perdido relevancia el centro del campo con Luis Enrique?

-Bueno, más que cambiar el estilo creo que hemos aprovechado más otras facetas del juego. Está claro que la mayoría de partidos solemos hacer lo mismo de siempre, manteniendo la filosofía de tener el balón, de circular, pero sí que últimamente estamos aprovechando más la velocidad y los contragolpes. Lo estamos haciendo bien.

-Precisamente desde Barcelona se ha debatido siempre sobre el estilo y se cuestionaban otros que no fuera el de la posesión ¿Le divertía más el fútbol de antes?

«Al final, mientras ganes, te divierte cualquier estilo»

-Al final, mientras ganes, te divierte cualquier estilo. Ya he dicho que tenemos más la posesión que cualquier otro equipo. Y durante un partido, son más veces las que movemos el balón que las que buscamos el contragolpe. Hay que saber aprovechar todo y ser un equipo más completo si cabe.

-El Barça, ahora mismo, parece que lo es.

-Sí. No somos invencibles y nos quedan muchas cosas por mejorar, pero es cierto, estamos en un buen momento y los resultados nos están acompañando.

-Y pasan del murmullo y la sospecha a hablar de triplete. ¿Ustedes hablan de esa hipótesis?

-Tenemos la ilusión porque estamos vivos en las tres competiciones, pero queda mucho, muchísimo. Hay varios partidos de Liga por jugar, la Champions es dificilísima y la Copa es lo que más cerca está por aquello de ser finalistas.

-Con todos los cambios de este Barça, usted incluso ha tenido que jugar de interior.

-Sí, sí. No es una posición nueva porque de juveniles y en el filial jugaba ahí bastante. Soy de otras características a los jugadores que lo hacen ahí habitualmente, pero puedo hacerlo y nos entendemos perfectamente con Mascherano. Le damos otra cosa distinta al equipo si lo necesita.

-Desde que llegó, siempre jugaba con Xavi e Iniesta. Xavi ahora ya no es indiscutible e Iniesta tiene menos peso. ¿Se siente extraño?

-No, qué va. La transición se ha hecho bien. Xavi aún está y va jugando. Además, se han fichado jugadores y quizás el año que viene Xavi no esté con nosotros. Al final, es ley de vida, ley del fútbol. Los jugadores pasan y te has de sentir bien con cualquiera.

-Esa transición ha pasado en la selección, que de golpe se llena de caras nuevas. ¿Cree que España ha perdido identidad? ¿Hay menos pasión en la calle?

«Tenemos que volver a ilusionar a la gente, es nuestra misión»

-La gente siempre se enganchará en la fase final de la Eurocopa o del Mundial de turno. Una vez ahí, los que tenemos que dar la nota somos nosotros. Los jugadores de la selección tenemos que volver a ilusionar a la gente de la calle, es nuestra misión. Ha habido un cambio y es verdad que ahora vienen futbolistas más jóvenes, con mucho recorrido. Tienen que jugar partidos importantes y todas las selecciones han pasado por esto. Lo más importante, y lo digo convencido, es que tenemos una muy buena selección. Ojalá podamos estar en la Eurocopa luchando por el título.

-Después del chasco cuesta más pensar en positivo. ¿Usted cree que España volverá a ganar?

-No sé, es muy difícil. En el fútbol no vale con tener buenos jugadores. Y tampoco vale ser la actual campeona de Europa, ya lo vimos en Brasil. Hay que tener suerte en el torneo, has de ser un equipo sólido... La gente se olvida de que ganar sólo gana uno y que hay selecciones muy potentes, que es muy difícil. Y hay que tener claro que lo que se ha vivido hasta ahora quizá no se repita en muchos años, o a lo mejor nunca. Pero sí hay que luchar por estar entre los mejores y seguir ganando.

-¿Cómo ve a esta España?

-Bien, con gente nueva, buscando equilibrio. En nuestro fútbol hay muy buen nivel de equipos y jugadores y se trata de que lo sepamos aprovechar.

-Se pasa de ser el mejor equipo de todos a luchar contra Ucrania en un partido clave para estar en la Eurocopa.

-Es fundamental, crucial para tener opciones. Es un partido complicado del que se habla poco. Ya hemos tropezado una vez y no podemos hacerlo más. Queda la mitad de la fase y no podemos dejarnos puntos, está todo muy apretado.

-Siendo un equipo con caras nuevas, sí se percibe más cordialidad entre ustedes. ¿Lo notan?

«Hubo momentos de tensión, pero ahora da gusto el buen rollo en España»

-Hubo momentos de tensión en el pasado, pero ahora todo está mucho más tranquilo. Es lo que tiene que ser. Al final, estamos aquí defendiendo lo mismo. Buscamos ser los mejores y todo el mundo quiere estar aquí para triunfar. En España no hay camisetas más allá de la de España, solo hay una. Todos vamos en la misma dirección. Da gusto que haya ese buen rollo.

-¿Cómo vio al Madrid? ¿Es peligroso un equipo como ese herido?

-Sí. El Madrid, de hecho, siempre es peligroso. Estamos hablando de jugadores de un alto nivel en todas las posiciones. Todos los equipos pasan por rachas durante la temporada y ellos, al menos a nivel e resultados, no están en su mejor momento. Tampoco lo estábamos nosotros y mire, líderes y con opciones en las tres competiciones.

-¿Es margen decisivo el de cuatro puntos?

-Cualquier margen positivo es bueno, pero queda muchísimo.

-Y cambiando de tercio. ¿Le gusta que la final de la Copa del Rey se celebre en el Camp Nou?

«Para nosotros, jugar la final en el Camp Nou está súper bien»

-Sí, para nosotros súper bien. Es el estadio en el que jugamos casi cada semana, estamos en casa, no tenemos que viajar, la gente del Barça que sea de Barcelona lo tiene perfecto... Por todo, es inmejorable.

-¿Le genera algún tipo de superstición?

-Siempre se dice aquello de que el que juega en su estadio no gana. Pero eso no es nada, queda al margen y yo prefiero Barcelona que cualquier otro escenario.

-Y en vez de fútbol se habla de los pitos y se les pregunta a ustedes.

-Últimamente se está intentando que en los campos impere el respeto. Se trata de que la gente disfrute de su equipo y que no recrimine nada al rival o a los jugadores. Esto es fútbol y olvidamos que es un espectáculo.