Neymar, con Bartomeu y Zubizarreta
Neymar, con Bartomeu y Zubizarreta - AFP
Caso Neymar

La fiscalía pide imputar a Bartomeu y juzgar a Rosell y al Barça por delitos fiscales

Atribuye al actual presidente del Barcelona un fraude a la Hacienda Pública de unos 2,84 millones de euros en 2014

Actualizado:

La Fiscalía pide al juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz que lleve a juicio al expresidente del F. C. Barcelona, Sandro Rosell, y al propio club, como persona jurídica, por la supuesta comisión de dos delitos contra la Hacienda Pública y un delito societario en el fichaje del futbolista brasileño Neymar.

En el escrito, al que ha accedido ABC, el fiscal atribuye dichos tres delitos al expresidente Rosell y considera también responsable al F.C. Barcelona por los dos delitos fiscales. Todos ellos se habrían cometido entre los años 2011 y 2013. Con este paso, el fiscal de la Audiencia Nacional José Perals solicita al juez Pablo Ruz que cierre la instrucción del caso Neymar y abra juicio oral.

El fiscal pide, además, la apertura de una pieza separada para investigar la defraudación de ciertas cantidades de IRPF a lo largo del año 2014. Solicita, por ello, investigar al actual presidente, Josep María Bartomeu, imputándole un supuesto delito contra la Hacienda Pública por un fraude de 2,84 millones de euros.

Este fraude se produjo porque el club no realizó las retenciones oportunas para pagar a Hacienda en relación con diversas cantidades del fichaje de Neymar que el club pagó a lo largo de 2014, como parte del contrato de imagen o abonos al padre de Neymar, su agente, por labores de representación y agenda.

El coste del fichaje de Neymar fue, como mínimo, de 82,74 millones de euros, explica el escrito de Fiscalía, unas cantidades que “fueron ocultadas por el presidente al club y no se incluyeron en las cuentas anuales”, a pesar de que varios socios preguntaron por el coste real del fichaje en la asamblea que aprobó las cuentas. Rosell mantuvo que el coste fue de 57,10 millones de euros.

“Con dicha acción Rosell en realidad ocasionó un perjuicio económico al club al no incluir en la contabilidad las cantidades reales de adquisición del jugador, detrayendo tales cantidades de otras partidas, simulando operaciones que no tenían como base una relación mercantil real”, afirma con contundencia.

Para que los costes del fichaje fueran menores, además, el expresidente del Barça “ideó la operación de tal manera que el club no tributara a la Hacienda Pública las remuneraciones que se abonaron” en virtud de diversos contratos que conformaron la operación final. El club, quien estaba obligado a realizar la retención de los impuestos, evadió el pago de 2,4 millones de euros en 2011 y de 6,9 millones de euros en 2013.

La Agencia Tributaria cifra, así, el coste total del fichaje del jugador brasileño, incluyendo los impuesto no pagados por el club, en 94,89 millones de euros, de los cuales unos 12,14 millones de euros se corresponden con impuestos no pagados.