Griezmann, en un partido con el Atlético - EFE
Mercado de fichajes

Griezmann planta al Atlético y pagará su cláusula de libertad

El francés no ofreció argumentos sólidos a Simeone y Gil Marín sobre los motivos de su marcha y tampoco dijo que se va al Barça

Actualizado:

No habrá una segunda parte del documental producido por Gerard Piqué ni sesión de tortura para los seguidores del Atlético. Griezmann se marcha del club madrileño. El francés comunicó su propósito de abandonar la entidad a la cúpula directiva de la entidad en una reunión con Miguel Ángel Gil Marín, consejero delegado, Cholo Simeone, el entrenador, y Andrea Berta, director deportivo. Manifestó el delantero, acompañado por su hermana y representante Maud, su deseo de pagar los 120 millones que figurarán en su cláusula de rescisión a partir del 30 de junio, ya que hasta entonces su libertad cuesta 200 millones. Griezmann no expresó su destino a Simeone y Gil Marín, aunque ambos se lo preguntaron. Tampoco expuso argumentos muy sólidos sobre los motivos que lo llevan a ese camino. Dijo que quería poner en conocimiento de la institución su idea para que tuvieran tiempo de planificar el futuro y hacer fichajes, una vez asegurado el subcampeonato de Liga. Su destino parece que será el Barcelona, que ha reactivado la opción de Griezmann para sustituir a Coutinho y maquillar así el fracaso de su eliminación ante el Liverpool en la Champions. Después el galo colgó un comunicado en el que agradece al Atlético su cariño por las cinco temporadas. Pero es seguro que no va a dejar la huella de otros jugadores menos rutilantes que él aunque más comprometidos, como Godín. «Llevo al Atlético en el corazón», dijo sin mucha profundidad.

Un año después de someter a la hinchada colchonera a un severo final de curso sin aclarar si se quedaba en el Atlético o se iba al Barcelona, Griezmann ha zanjado la cuestión en los primeros rumores. Se va.

Lo hace después de haberse convertido en la estrella del Atlético, su máximo goleador (133 goles en 256 partidos) y en el futbolista mejor para pagado de la historia del club (más de 20 millones anuales). También de colaborar activamente en la consecución de títulos, la Europa League, en la que tuvo una intervención decisiva con dos goles, y la Supercopa de Europa. El impulso en el Atlético le llevó a la selección francesa y al campeonato del mundo con su país.

Pero Griezmann nunca tuvo una actitud de compromiso con la entidad con la que había firmado un contrato galáctico. La afición lo silbó en el último partido de la Liga 2018, y también hubo runrún en muchos encuentros por su propensión a la ambigüedad. Lo tentó el Manchester United, el PSG y el Barcelona.

Esta temporada comenzó en aparente tranquilidad por el salario sideral del francés, que no está al alcance de todas las economías. Su alta ficha provocó un conflicto para el club con el tope salarial y un reguero de futbolistas pidiendo aumento de sueldo a la mínima ocasión, en especial Diego Costa.

Con la eliminación del Atlético en la Champions ante la Juventus, se inauguró de nuevo la atmósfera enrarecida en torno a Griezmann. Surgieron rumores y dudas. Pero en los últimos tiempos, el asunto parecía en calma después de las palabras de Simeone. «Veo a Griezmann contento, es nuestro capitán y nada me hace pensar que se vaya a marchar». Sin embargo, en la despedida de Godín, su íntimo amigo y padrino de su hija Mia, el galo lloró como un niño.

Otra despedida

Y ha dejado con el trasero al aire a su entrenador, el tipo al que decía adorar y del que tanto había aprendido. «Me ha costado coger este camino, pero es lo que siento y lo que necesito», comunicó Griezmann a la parroquia atlético en un comunicado por las redes sociales del club.

«Quería agradeceros por todo el cariño que me habéis dado durante estos cinco años, en este club donde he ganado mis primeras copas, mis primeros trofeos importantes. Han sido momentos increíbles que siempre recordaré», dijo el delantero.

La Real Sociedad, su antiguo club, recibirá un parte del pago de la cláusula, por lo que el Atlético podría ingresar unos 96 millones para buscar un delantero en el que sustentar su proyecto. Griezmann se une a la amplia lista de grandes nombres que dejan el Atlético: Lucas, Godín, Juanfran y ahora él. «He dejado todo en el campo y he intentado ser un chico bueno», casi se disculpó el galo.