Herrera saluda a Simeone tras su gol
Herrera saluda a Simeone tras su gol - EP

Atlético de Madrid-Celta de VigoUn Atlético «sin intocables» busca el liderato ante el Celta

Héctor Herrera y Vitolo llaman con fuerza a la puerta de la titularidad en el duelo frente a los celestes, que viajan a Madrid con Rafinha

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El poder del gol es inestimable en esto del fútbol, y el Atlético de Madrid es estos días fiel ejemplo de ello. Le pegó con el hombro Héctor Herrera al balón botado desde el córner que supuso el empate frente a la Juventus después de ir perdiendo 0-2. Llevaba un rato de corto el mexicano, besar el santo sin apenas haber llegado y ahora, con el aire que da la perspectiva, se entiende la importancia del tanto más allá de la euforia del instante.

De no haber entrado ese balón en la portería defendida por Szczesny, el conjunto rojiblanco habría comenzado la Champions con una derrota en casa ante su principal oponente por el primer puesto, después de perder de manera incontestable en San Sebastián y de ganar sudando a mares contra el Eibar gracias a un gol postrero de Thomas.

El prisma, gracias a lo de Herrera, cambia lo suyo. Se recibe entonces al Celta en el Metropolitano en un duelo que se estima más como la oportunidad de seguir remando en línea con los equipos de la cabeza –los de Simeone son segundos a solo un punto del Sevilla, que se mide al Madrid– que como catarsis después de una racha fatigosa. Al optimismo ayudan también nombres como el de Vitolo, asentado como gran cambio agitador en detrimento de Correa, buenos minutos (otra vez) los del miércoles ante Cristiano y compañía.

A Simeone se le empezó preguntando por sus opciones para ser titular, y a este paso lo siguiente será exigírsela. Camino similar al que se está emprendiendo con Herrera. «¿Hay algún intocable?», se inquirió al técnico. El argentino negó, defendió que todo era una cuestión de favorecer el famoso equilibrio y que hay jugadores «que son más importantes jugando 30 minutos que 90».

Enfrente estará el Celta y también Rafinha, recuperado por fin de sus problemas musculares y listo para volver a vestir la camiseta con la que tan feliz fue no hace tanto. Lo normal es que parta desde el banquillo mientras Mina, Aspas, Denis y Brais Méndez se reparten las plazas de ataque en el once de partida.

Decimosexto en la tabla, el calendario no ha sido amable con los de Escribá: tuvieron frente a las cuerdas al Madrid, batieron con mérito al Valencia, empataron en el campo del líder y cayeron ante el Granada después de sufrir dos expulsiones en el primer tiempo. Los números, por el momento, no acompañan a las sensaciones celestes. El Metropolitano juzgará si a unos y otras les toca compensarse.