García habló con su estilo inimitable en la presentación de su biografía no autorizada
García habló con su estilo inimitable en la presentación de su biografía no autorizada - JOSÉ RAMÓN LADRA
LIBRO SOBRE GARCÍA

José María García: «Pipi me dijo que era portada con la Campos y yo le dije ¿con la madre o con la hija?»

El popular periodista, en estado puro: «"Buenas noches y saludos cordiales" es una biografía no autorizada en la que hablan amigos y enemigos»

TOMÁS GONZÁLEZ-MARTÍN
Actualizado:

Habla José María García y sube el pan, lo cual es bueno, según los políticos, porque los precios no pueden bajar más para que nuesttrocrecimiento se consolide. El popular periodista, el hombre que revolucionó la radio y sus formas con su programa deportivo desde 1972, asistió a la presentación de su biografía no autorizada, «Buenas noches y saludos cordiales», escrita por Vicente Ferrer Molina, en la que hablan los personajes a los que elogió y a los que fustigó durante tres décadas. El popular locutor cogió el micrófono y ya no lo soltó durante cuarenta minutos que no dejaron a nadie indiferente, como dicta su ley.

«El lema de la radio es que te quieran o no te quieran, que gustes o no gustes, pero no dejar a nadie indiferente», manifestó García en el comienzo de un relato irrepeible: «Si el oyente se queda en encefalograma plano, malo. Yo hice millones de amigos y enemigos. Ahora veo que me quieren los que antes no me querían (se comprueba en el liro). Aquí están Vicente del Bosque y su esposa, dos grandes personas que han hecho de Álvaro un hijo para mí; Pedro de Felipe, que va a ganar su batalla contra la enfermedad; Susana Griso, que lo hace muy bien en Antena3; mi querido Pipi Estrada, que debe encontrar su camino y ahora explico por qué lo digo; David Gistau, que escribe como los ángeles; el doctor Pedro Guillén, la generosidad hecha hombre; y otros muchos compañeros de todos los medios a los que quiero».

García se olvidó del fútbol y del deporte para centrarse en bonitas vivencias con su compañeros. «Pipi Estrada era DJ en una discoteca y por medio de Gaspar Rosety comenzó a trabajar en la radio conmigo. Os lo digo con claridad: no hay mejor persona que Pipi. Eso sí, hay que vigilarle. Cuando íbamos a un sitio decíamos que teníamos que llegar "meaos", porque te dabas la vuelta y ya estaba liado. Pipi se convirtió en el mejor periodista al borde del terreno de juego». Y comenzó la historia más desternillante. «¿Puedo contar la anécdota, Pipi? (Sí, le contestó Estrada). Recuerdo que un día me llega y me dice, todo disciplinado: José María, tengo que decirte que mañana seré portada de las revistas con la Campos. Y yo solo le contesté ¿con la madre o con la hija?». Las carcajadas atronaron en la librería Lé, que presentaba su biografía.

Elogió también la inteligencia de Gistau hijo y Gistau padre: «El padre de David era nuestro consejero jurídico en el diario Pueblo, quien nos decía hasta donde podíamos publicar para no tener problemas. Siempre le pedíamos que nos dejara arriesgar todo lo posible, al límite. Y ahí está su hijo, que escribe de forma maravillosa».

Se refirió a Susana Griso hablando de su reciente entrevista con Rajoy: «A Susana le dicen que está operada de todo, ya sabemos cómo es este país. Lo hace de forma excelente en Antena3. Ya vimos, Susana, como reaccionó Rajoy al hablar de sentimientos..».

Se refirió al periodismo de hoy: «Hay un subdirector de periódico que se pone la camiseta del Real Madrid y su director le aplaude, ese es el periodismo que algunos hacen hoy».

Ángel Nieto, Juan Palacios, Herrero, Abel Resino, Emilio Cruz y otros muchos hombres del deporte, de los negocios, del fútbol y del periodismo poblaban la librería. García habló de muchos más compañeros. Por él habría continuado hablando hasta hoy, sin aburrir nunca, sorprendente siempre, pero la librería tenía que cerrar de noche para que sus empleados descansaran y la abrieran al día siguiente a las nueve de la mañana. Y nosotros debíamos regresar a ABC para escribir. De lo contrario, si a García le dejan, allí seguiríamos, subiendo el pan. Y Pipi, liándola.