Uno de los dibujos de la serie «Hábita(t)cion», lo próximo de M. Á. Fúnez
Uno de los dibujos de la serie «Hábita(t)cion», lo próximo de M. Á. Fúnez - M. Á. F.
PROYECTO ABC CULTURAL

Miguel Ángel Fúnez, analítico y enigmático en «Hábita(t)cion»

La Naturaleza es analizada en la obra de Miguel Ángel Fúnez como algo extraño y ajeno; como objeto de estudio y manipulación. Su Proyecto ABC Cultural «Hábita(t)cion» muestra un desplazamiento y una ampliación de sus intereses

MADRIDActualizado:

Cuando la última era de hielo llegó a su fin, hace aproximadamente 10,000 años, y las enormes capas de hielo disminuyeron, reportó la presencia de un agente adicional «invasivo» y «perturbador»: la intervención de los ávidos cazadores humanos. Este conjunto de influencias naturales (cambio climático) y no naturales (humano), terminaron extinguiendo a algunas de las criaturas más prodigiosas jamás observadas por el hombre. Desde entonces, se impuso un régimen de expoliación y destrucción sistemático.

Una situación similar nos embiste en la actualidad, arrastrándonos de nuevo hacia una activa e intensa extinción de las múltiples especies que constituyen la biodiversidad de la Tierra, aunque –eso sí– esta vez causada principalmente por la acción del hombre, responsable directo del cambio climático global y la sobreexplotación. Se enfatiza, más si cabe, esa tensión entre los dominios de la cultura y la barbarie.

Un apunte ecológico

A tenor de esta situación, siguiendo un poco el curso de esta dinámica de relaciones hegemónicas, mi trabajo se organiza en torno a un apunte ecológico de declaradas dimensiones semióticas, donde los conceptos de «perversión» y de «ironía» se conjugan postulando un enunciado crítico que narra algunas de esas situaciones conflictivas acerca de la invasiva (y colonial) presencia humana en el ámbito natural.

Inmerso en el paciente trabajo de la recolección de imágenes, cuya procedencia comprende desde archivos digitales de distintas fuentes accesibles hasta otras que han sido tomadas como objeto físico, prescribo el sentido de las mismas construyendo así un nuevo discurso sobre la extorsión animal. Discurso que, al mismo tiempo, afecta al terreno del arte en la medida en que mi ejercicio de yuxtaposición, de superposición y de solapamiento, dialoga con esas estrategias tan recurrentes dentro del ámbito de la estética posmoderna que supone un rebasamiento de algunos conceptos tradicionales del propio arte.

Sirviéndome de procedimientos digitales y artesanales, trato de evidenciar la relación «casi siempre conflictiva» entre el hombre y la Naturaleza

Sirviéndome de procedimientos digitales y artesanales, en tanto que no abandono el uso del dibujo, la pintura por medio del «gouache», acrílico o lápiz de color, trato siempre de evidenciar la relación «casi siempre conflictiva» entre el hombre y la naturaleza. La percepción de esta última como algo extraño, ajeno; como objeto de estudio, de manipulación y/o campo de injerencia.

«Hábita(t)ction» tiene su origen en diversas imágenes imposibles –en muchos casos, iconografía acomodada en el imaginario popular, en concreto, material audiovisual procedente del mundo del cartoon– y mi interés sobre cómo plantear la imagen pictórica, explorando sus posibilidades a partir de los medios digitales.

Cartografía de imágenes paradójicas

De todo ello resulta una cartografía de imágenes paradójicas que han sido intervenidas, manipuladas, reorganizadas y reproducidas de nuevo. Un continuo deshacer los procesos que permiten el acceso a la pintura y a los distintos elementos que construyen el dibujo animado, reorganizándolos, surgiendo así nuevas conexiones con la ficción.

En «Hábita(t)ction», uno de mis próximos proyectos en el que estoy trabajando actualmente (y que presento en exclusiva para ABC Cultural), las metamorfosis irracionales que ocupan el papel principal en mi obra, por primera vez, ceden todo protagonismo al paisaje, al espacio; a ese ecosistema donde brincan, corren, quebrazan y se desplazan en su aparente universo infantil.