Recreación del Archaeopteryx albersdoerferi
Recreación del Archaeopteryx albersdoerferi - ZHAO CHUANG

Hallada una nueva especie de Archaeopteryx, la primera ave de la Tierra

Volaba mejor y compartía más características con sus predecesores modernos

ABC Ciencia
Actualizado:

Un equipo internacional de investigadores ha descubierto una nueva especie de la famosa primera ave de la Tierra, Archaeopteryx, que respalda su condición de fósil de transición entre aves y dinosaurios. El nuevo ejemplar, denominado Archaeopteryx albersdoerferi, es 400.000 años más joven que cualquiera de los otros once encontrados hasta ahora, volaba mejor y compartía más características con las aves modernas.

Según explican los autores en la revista «Historical Biology», el hallazgo sirve para demostrar de manera concluyente que Archaeopteryx es un antecedente de ave primitiva, cuestión que negaron algunos estudios anteriores, y un intermediario evolutivo entre las aves y los dinosaurios con dientes y dedos con garras.

Hasta la fecha se han encontrado doce especímenes de esta primera ave de hace 150 millones de años. El fósil del nuevo estudio, el octavo, es el más misterioso. Apareció en una cantera de Daiting en el sur de Alemania en 1990, pero se mantuvo en manos privadas hasta que fue adquirido por el paleontólogo Raimund Albersdoerfer en 2009.

Después de más de siete años de investigación, los científicos reconocieron el fósil como una nueva especie gracias a una sofisticada técnica de microtomografía de sincrotrón que lo diseccionó virtualmente e identificó las adaptaciones esqueléticas que le ayudaban a volar. Como explica Martin Kundrát, de la Universidad de Pavol Jozef Šafárik, esta tecnología era la única forma de estudiar la muestra, compuesta por numerosos dientes y huesos fragmentados parcial o totalmente y escondida en piedra caliza.

«Nuestro análisis ha demostrado que Archaeopteryx albersdoerferi comparte más características en común con las aves modernas que sus ancestros dinosaurios», apunta Per Ahlberg, de la Universidad de Uppsala en Suecia.

Huesos llenos de aire

Estos rasgos sugieren que la especie pudo haber poseído una capacidad de vuelo mejorada en comparación con otras especies geológicamente más antiguas de Archaeopteryx. Entre ellos, destacan huesos delgados llenos de aire y una mayor área para la unión de los músculos del vuelo. Archaeopteryx albersdoerferi también tenía huesos fusionados en el cráneo y menos dientes.

«Significativamente, sin embargo, cuando examinamos las relaciones evolutivas de varias especies de Archaeopteryx, encontramos que sus características relacionadas con el vuelo habían aparecido por separado de las de los dinosaurios, lo que implica que los estilos de vida voladores se han desarrollado más de una vez», explica Benjamin Kear, de la Universidad de Uppsala.

En última instancia, estos hallazgos han descubierto un posible mecanismo evolutivo a través del cual se desarrollaron características de soporte de vuelo durante la evolución de los dinosaurios, con el Archaeopteryx en particular, habiendo adquirido de manera independiente rasgos cada vez más parecidos a aves a lo largo del tiempo.