La mariposa Vanessa cardui, uno de los insectos protagonistas de las migraciones entre África y el norte de Europa
La mariposa Vanessa cardui, uno de los insectos protagonistas de las migraciones entre África y el norte de Europa - ane Hill
SCIENCE

La gigantesca cantidad de insectos que sobrevuelan tu cabeza cada año

3,5 billones de insectos voladores atraviesan el sur de Gran Bretaña durante sus migraciones. Todos ellos pesan alrededor de 3.200 toneladas y tienen un relevante papel en los ecosistemas

ABC.ES
MADRIDActualizado:

Los animales no entienden de fronteras ni de «Brexits», y cuando tienen que migrar, a veces lo hacen a lo grande. Es el caso de los 3,5 billones de insectos voladores de altas alturas que migran cada año y atraviesan el sur de Gran Bretaña en su camino hacia África. Si alguien se decidiera a pesarlos, se encontraría con que su masa alcanza las 3.200 toneladas, algo equivalente al peso de unos 20.000 renos.

Esta es una de las sorprendentes conclusiones de un estudio publicado este jueves en la revista Science y realizado por científicos de la Universidad de Exeter (Reino Unido). Después de usar una técnica especial de radar para estimar la relevancia de las migraciones de insectos, durante un total de diez años, los científicos han concluido que su importancia suele pasar desapercibida, y más teniendo en cuenta el alto contenido de nutrientes que transportan entre los ecosistemas.

«Si las densidades observadas al sur de Gran Bretaña se extrapolan al espacio aéreo de todas las mases continentales, la migración de insectos de altas alturas representa el movimiento anual de animales más importante de todas las masas continentales, y sería comparable a las mayores migraciones oceánicas», ha dicho en un comunicado Jason Chapman, investigador en la Universidad de Exeter y coautor del estudio.

Un globo lleno de helio sostiene una red para capturar y contar insectos
Un globo lleno de helio sostiene una red para capturar y contar insectos - Ian Woiwod]

Hasta ahora, los científicos habían usado los radares para seguir los movimientos de las plagas, con los llamados «vertical-looking entomological radars» (VLRs), es decir, radares entomológicos para observación vertical. Pero en esta ocasión han usado estas técnicas para medir la relevancia de los insectos migratorios. En concreto, usaron los radares para insectos grandes (de al menos 10 miligramos de peso) y unas redes de captura para los más pequeños.

Gracias a esto, descubrieron que las migraciones masivas generalmente iban hacia el Norte en primavera, y hacia el Sur en otoño. Esto, según otros estudios, ocurre porque pasan por Gran Bretaña en su viaje sobre el Mar del Norte y el Canal de la Mancha.

¿Cuándo migran los insectos?

También averiguaron que la mayoría de la migración, cerca del 70 por ciento, ocurría durante las horas diurnas. También era mayor en días cálidos, con vientos moderados, aunque también es verdad que observaron que los grandes insectos eran capaces de aprovechar las corrientes e aire para desplazarse. Por eso, consideran que el viento puede ser un indicador de cómo va a ser la actividad de los insectos.

Los investigadores encontraron variaciones estacionales año a año, pero también vieron que a grandes rasgos la masa de los que pasaban por el territorio en primavera era similar a la masa de los que salían en otoño.

La importancia de los insectos

«Muchos de los insectos que hemos estudiados proporcionan importante servicios ecológicos que son esenciales para mantener ecosistemas saludables: como la polinización, la predación de plagas de cultivos o sencillamente ser una fuente de comida para pájaros insectívoros y murciélagos», ha dicho Gao Hu, el líder de la investigación.

Además, según los autores, este movimiento de insectos es un indicador del estado global del medioambiente. «La migración animal, especialmente en insectos, es un comportamiento muy complejo que requiere millones de años de evolución y que es muy sensible a a las condiciones del clima», ha dicho Ka Lim, otro de los investigadores.

Por eso, este tipo de estudio también es importante para entender cómo puede afectar el clima a la aparición de plagas o al comportamiento de otras especies de insectos voladores.