Trazadores de curvas de rotación utilizados en el estudio sobre una foto de la Vía Láctea. El halo azul
Trazadores de curvas de rotación utilizados en el estudio sobre una foto de la Vía Láctea. El halo azul - Serge Brunier

Hallan pruebas de la presencia de materia oscura en nuestra galaxia

Astrónomos del CSIC han obtenido la primera observación directa en la Vía Láctea

Actualizado:

Además de por la materia ordinaria, aquella que da forma a todo lo que conocemos y podemos ver, el Universo está formado por otra misteriosa forma de materia, la materia oscura, cinco veces más abundante. La existencia de esta materia en el exterior de la Vía Láctea se conoce bien, pero ha sido muy difícil establecer su presencia en las regiones internas, donde está el Sistema Solar. Ahora, un estudio internacional con participación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha logrado por primera vez una prueba observacional directa de la presencia de materia oscura en la parte más interna de la Vía Láctea, incluyendo la Tierra y su entorno. El estudio se publica en la revista Nature Physics.

«La existencia de la materia oscura se estableció con firmeza en la década de 1970 con varias técnicas, incluyendo la medición de la velocidad de rotación del gas y las estrellas, que proporciona una manera efectiva para pesar la galaxia anfitriona y determinar su masa total”, explica el director del estudio, Fabio Iocco, investigador del Instituto de Física Teórica (centro mixto del CSIC y la Universidad Autónoma de Madrid).

«En este estudio hemos conseguido el análisis más completo de las mediciones del movimiento de gas y estrellas en la Vía Láctea, y hemos comparado la velocidad de rotación medida con la que se espera en el supuesto de que sólo exista materia luminosa en la galaxia”», explica el científico. «De esa manera, hemos demostrado que la rotación observada no puede explicarse a menos que existan grandes cantidades de materia oscura alrededor de nosotros, y entre nosotros y el centro galáctico», añade el investigador.

Iocco, que ahora pertenece al ICTP-South American Institute for Fundamental Physics, añade que «la dificultad para establecer la presencia de materia oscura en toda la galaxia se debe a nuestra posición. En el interior de la galaxia tendría que haber menos materia oscura, por lo que es necesario medirla con más precisión, dado que en ese caso la incertidumbre es más decisiva».

Los autores del estudio consideran que esta nueva medición puede contribuir a desarrollar la física de astropartículas y la cosmología, además de refinar la comprensión de la estructura y evolución de nuestra galaxia.