El químico Avelino Corma, premio Príncipe de Asturias de Investigación
Avelino Corma, en su laboratorio - Avelinocorma.es

El químico Avelino Corma, premio Príncipe de Asturias de Investigación

El investigador del CSIC comparte el galardón con sus colegas estadounidenses Mark Davis y Galen Stucky por sus investigaciones sobre catalizadores para el refino de petróleo

Actualizado:

La candidatura compuesta por el químico Avelino Corma (Moncofar, Castellón, 1951), investigador del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), y sus colegas estadounidenses Mark E. Davis (Instituto de Tecnología de California) y Galen D. Stucky (Universidad de California, Santa Bárbara) ha sido distinguida esta mañana con el Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica. El jurado ha valorado su trabajo en el desarrollo de los materiales microporosos y mesoporosos y sus aplicaciones, como la reducción de emisiones contaminantes de vehículos y fábricas y en los procesos de refinado del petróleo.

Los materiales microporosos son aquellos con poros de diámetro inferior a dos nanómetros, entre los que se encuentran las zeolitas, aluminosilicatos de extraordinarias propiedades absorbentes que se utilizan como catalizadores industriales. Los mesoporosos tienen poros de hasta 50 nanómetros de diámetro y abarcan sustancias como sílices, alúminas u óxidos de diferentes elementos mecánicos.

Según el jurado, los tres investigadores han realizado de forma independiente «notabilísimas aportaciones al diseño y métodos de síntesis de estos materiales, al estudio de sus propiedades y al desarrollo de sus aplicaciones en campos muy diversos» como la «industria petroquímica, plásticos biodegradables y depuración de aguas, mejora en la calidad de alimentos, nuevos medicamentos y materiales sanitarios revolucionarios, materiales optoelectrónicos, elementos reductores de las emisiones contaminantes y, en suma, a un amplio conjunto de actividades de la sociedad».

Corma, fundador del Instituto de Tecnología Química, ubicado en la Universidad Politécnica de Valencia, ha dedicado los últimos treinta años a la investigación de los catalizadores -sustancias ampliamente utilizadas en la industria que aceleran la velocidad de una reacción química sin consumirse en el proceso-, en los campos del refino de hidrocarburos y derivados de la biomasa y química fina. Algunos de los catalizadores desarrollados por el investigador se utilizan en la actualidad en diversos procesos industriales.

Trabajador prolífico, es autor de un centenar de patentes, una docena de las cuales han sido aplicadas industrialmente en procesos comerciales. Además, es miembro foráneo de la Royal Society del Reino Unido, ha sido reconocido con la Gran Medalla de la Academia de Ciencias Francesas y es autor de 900 artículos en revistas internacionales. «Este galardón representa un reconocimiento a la química española. Es un premio a la labor silenciosa y constante, al esfuerzo, y supone un acicate para seguir trabajando», ha dicho Corma en una nota del CSIC al saberse reconocido.

El Premio Príncipe de Asturias de Investigación se concede a aquellas personas cuyos conocimientos e inventos representan una contribución relevante para el progreso y bienestar de la humanidad en diferentes campos científicos. El galardón está dotado con una escultura diseñada por Joan Miró y por 50.000 euros en metálico. En los últimos años han sido distinguidos con el premio los físicos Peter Higgs y François Englert y la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN); los neurólogos Joseph Altman, Arturo Álvarez-Buylla y Giacomo Rizzolatti; los neurobiólogos David Julius, Linda Watkins y Baruch Minke y los pioneros de Internet Lawrence Roberts, Robert Kahn, Vinton Cerf y Tim Berners-Lee.

En esta XXXIV edición de los galardones, se han fallado ya los premios de Artes (Frank Gehry), Ciencias Sociales (Joseph Pérez) y Comunicación y Humanidades (Quino).