Los perros prefieren defecar alineados con el campo magnético de la Tierra
Un perro, en un parque público madrileño - jaime garcia

Los perros prefieren defecar alineados con el campo magnético de la Tierra

Un equipo de investigadores checos y alemanes publican un estudio en el que se confirma esta teoría, aunque aún se desconoce el porqué

Actualizado:

Varias especies de mamíferos alinean espontáneamente su eje del cuerpo con respecto al campo magnético de la Tierra en diversos contextos de comportamiento. En el caso de los perros, cuando se disponen a hacer sus necesidades. Es la conclusión a la que ha llegado un equipo de investigadores checos y alemanes.

Los perros hacen de vientre alineados con el campo magnético de la Tierra y son sensibles a pequeñas variaciones de su campo magnético, lo que guarda relación con ese «sexto sentido» de los animales que les hace, por ejemplo, predecir terremotos.

Un equipo de investigadores checos y alemanes analizaron la forma en la que defecan los perros. Midieron la dirección del eje del cuerpo de 70 perros, de 37 razas distintas, durante 1.893 defecaciones y 5.582 micciones.

El seguimiento sirvió y los investigadores llegaron a la conclusión de que los canes «prefieren excretar con el cuerpo en alineación con el eje norte-sur, en condiciones calmadas de campo magnético».

Las conclusiones, más allá de ser curiosas, serían más interesantes aún si los investigadores tuvieran una respuesta al porqué. «Aún es enigmático por qué los perros se alinean así, si lo hacen conscientemente (porque perciben el campo magnético de alguna forma que les permita 'verlo', 'escucharlo' u 'olerlo') o si su percepción es inconsciente (se sienten más cómodos o menos cómodos en determinada dirección)», se preguntan los científicos en el periódico Frontiers in Zoology donde han publicado su trabajo.

Los investigadores son muy claros e insisten en que hay algo que hace que los perros hagan sus necesidades de esta peculiar forma: «Nuestros datos completos (no mostrados aquí) indican que los perros no solo prefieren la dirección norte-sur, sino que al mismo tiempo evitan la dirección este-oeste».