La NASA quiere plantar nabos en la Luna
Los seres humanos que se instalen en otros planetas (en la imagen, una recreación de Marte), tendrán que cultivar sus propios alimentos - Pat Rawlings/NASA

La NASA quiere plantar nabos en la Luna

Pretende enviar semillas en una cámara sellada a nuestro satélite en 2015 como primer paso para crear una colonia humana permanente

Actualizado:

¿Podrá alguna vez el ser humano vivir y trabajar en la Luna? No se trata de estancias pequeñas, sino de permanecer allí por décadas. La NASA cree que para lograr ese soñado asentamiento lunar es necesario que antes existan plantas como soporte vital para los futuros colonos. Por este motivo, ha anunciado que quiere hacer crecer una huerta en la Luna. En concreto, unas semillas de nabo, albahaca y unas hierbas (Arabidopsis). El experimento, que podría hacerse realidad en 2015, será el primer intento de germinar plantas en otro mundo.

Las plantas pueden ser tan sensibles a las condiciones ambientales como los seres humanos, e incluso más en ocasiones. Contienen material genético que puede ser dañado por la radiación igual que el nuestro, pero por este mismo motivo probar si son capaces de desarrollarse en el entorno lunar puede funcionar como «un canario en una mina de carbón».

Desde la NASA creen que si enviamos plantas a la Luna y estas prosperan, es probable que también lo hagamos nosotros. Pero, ¿cómo lograrlo? La misión sería más o menos como sigue: Las semillas elegidas, de Arabidopsis, albahaca y nabo, serán alojadas en el interior de un pequeño hábitat autónomo de un kilo que viajará en un módulo de aterrizaje lunar comercial, como el Luna Express. Después de alunizar a finales de 2015, un dispositivo añade agua a las semillas, que crecerán en pedazos de papel de filtro cargados de nutrientes, en una versión espacial y sofisticada del experimento que cualquiera ha podido realizar en sus días de colegio. Los científicos realizarán un seguimiento durante cinco o diez días. El aire en el recipiente cerrado herméticamente sería suficiente para esos días de crecimiento. Se utilizará la luz natural del Sol en la Luna como fuente de iluminación.

Experimentos anteriores en la Estación Espacial Internacional (ISS) han mostrado que las plantas pueden crecer en ambientes de microgravedad, incluida la de la Luna. La supervivencia a 14 días demostrará que las plantas pueden brotar en al ambiente de radiación de nuestro satélite. Si sobreviven 60 días, se verificará que la reproducción sexual puede ocurrir en el ambiente lunar. Si llegan a los 180 días, se mostrarán los efectos de la radiación sobre los rasgos genéticos de las plantas. Si funciona durante meses, a través de múltiples generaciones, quizás algún día podamos preparar una auténtica ensalada lunar.