La cacatúa capaz de abrir cinco tipos de cerrojos
Una cacatúa llamada «Muppet» resuelve cómo abrir uno de los cerrojos con tornillo - Alice Auersperg

La cacatúa capaz de abrir cinco tipos de cerrojos

Sin entrenamiento previo, una especie de Indonesia revela una inteligencia innata para resolver problemas mecánicos complejos

Actualizado:

Una especie de cacatúa de Indonesia puede resolver los problemas mecánicos complejos que implican abrir una serie de distintos cerrojos, uno tras otro.

Un equipo de científicos de la Universidad de Oxford, la Universidad de Viena y el Instituto Max Planck, publican en PLoS ONE un estudio en el que diez cacatúas de las Tanimbar (Cacatua goffiniana) que no han recibido antes ningún entrenamiento, se enfrentan a un rompecabezas que muestra un premio (una nuez) detrás de una puerta transparente en una caja asegurada con cinco dispositivos de cierre diferentes.

Para recuperar la nuez, las aves tuvieron que eliminar, en ese orden, un pasador, un cierre de tornillo y un pestillo, para después girar una rueda de 90 grados y luego pasar un cierre lateral. Una de las aves, llamada «Pipin», resolvió el problema sin ayuda en menos de dos horas, y varios pájaros más lo hicieron después de recibir algún tipo de ayuda, por ejemplo, porque se les permitía ver cómo lo hacía otra ave experta.

Los científicos estaban interesados en el progreso de las aves hacia la solución, y en lo que sabían una vez que habían resuelto la tarea completa. El equipo encontró que las aves trabajaron con determinación para resolver un obstáculo tras otro a pesar de que solo se vieron recompensadas con la nuez una vez que habían resuelto los cinco dispositivos. Los científicos sugieren que las cacatúas parecían progresar en sus conocimientos; una vez que descubrían cómo abrir un tipo de cierre raramente tenían alguna dificultad con el mismo dispositivo de nuevo. Esto, los científicos argumentan, es consistente con que las aves tenían una representación de la meta que buscaban.

Curiosas y con buena memoria

Después de que las cacatúas dominaran la secuencia entera, los científicos investigaron si las aves habían aprendido cómo repetir una secuencia de acciones o respondían al resultado de cada cerradura. Con este propósito los científicos cambiaron el orden de algunas cerraduras, las retiraron o las modificaron para que no funcionaran. Las aves reaccionaron a los cambios de forma inmediata.

«No podemos demostrar que las aves comprenden la estructura física del problema, como lo haría un ser humano adulto, pero podemos deducir de su comportamiento que son sensibles a cómo los objetos actúan entre sí, y que pueden aprender a avanzar hacia una meta lejana sin ser recompensados paso a paso», afirma Alex Kacelnik, del Departamento de Zoología de la Universidad de Oxford y coautor del estudio.

Para Auguste von Bayern, también de Oxford, la respuesta rápida y a menudo sin errores a los cambios indica una plasticidad conductual pronunciada y una memoria práctica. «Creemos que les ayudan características de la especie como la curiosidad intensa, las técnicas de exploración táctil y la persistencia: la cacatúas exploran objetos circundantes, con su pico, lengua y patas. Un explorador puramente visual nunca hubiera detectado que podía mover las cerraduras», explica.