Stalin, en la slla de su despacho
Stalin, en la slla de su despacho - ABC

Cuando Ucrania pudo provocar el suicido de la mujer de Stalin

El 8 de noviembre de 1932, Nadezhda Alilúyeva murió en extrañas circunstancias; entre las posibilidades se baraja que no soportara la hambruna que asolaba la U.R.S.S.

Actualizado:

Rusia y Ucrania se encuentran, desde hace varios días, en boca de medio mundo. Sin embargo, hubo un día –el 8 de noviembre de 1932- que este país pudo provocar un severo disgusto en un líder ruso bien conocido. Este no era otro que Josef Stalin, cuya mujer, Nadezhda Alilúyeva, podría haberse suicidado después de conocer la severa hambruna que se vivía en Ucrania. Con todo, a día de hoy, existen varias teorías sobre su fallecimiento.

Ucrania se encontraba por entonces incluida en los dominios de Stalin, es decir, en una vasta U.R.S.S. en la que se había iniciado una profunda revolución con el objetivo de modernizar la industria del país. Sin embargo, lo que no sabían territorios como el ucraniano era que estos cambios le iban a costar caro a sus ciudadanos ya que, para poder llevarse a cabo, el líder ruso expropió las tierras a los campesinos y les impuso unas cuotas mínimas de producción de alimentos sin las cuales no recibirían comida. Se había iniciado, en definitiva, una colectivización de las granjas, que ahora pertenecían al tito Josef.

En 1932, los impuestos del Kremlin asolaban Ucrania

«En las primeras semanas de 1930, la colectivización avanzó a pasos de gigante en Ucrania y en toda la Unión Soviética. Moscú solicitaba a las capitales de las Repúblicas Soviéticas cupos para los distritos a colectivizar, cupos que los líderes locales se comprometían a acrecentar. Los dirigentes de Ucrania se comprometieron a colectivizar toda la república en un año. Después, los activistas locales del partido, con el deseo de impresionar a sus superiores inmediatos, actuaron aún más deprisa», explica el historiador Timothy Snyder en su obra «Tierras de sangre. Europa entre Hitler y Stalin».

Como era de esperar, esta política restrictiva provocó una hambruna en la U.R.S.S. la cual atacó especialmente a las tierras agrícolas de Ucrania, donde las cartas de racionamiento eran la única arma de unos ciudadanos que morían de inanición en las calles. De hecho, tal era la situación, que los campesinos del lugar luchaban vivamente por una cuscurro de pan que llevarse a la boca, y eso cuando tenían fuerzas pues, según el experto norteamericano, la gran mayoría del tiempo la pasaban sin poder siquiera levantarse para mendigar.

Un presunto suicidio

El paso de los años no trajo una mejor situación, sino que la hambruna en Ucrania terminó por recrudecerse. Ante este hecho, Stalin, lejos de eliminar los impuestos, se dedicó a crear una serie de patrullas que se encargaban de viajar por los pueblos en busca de la poca comida que pudieran requisar arma en ristre. A su vez, el líder ruso levantó torres en los campos de trabajo con las que vigilar que ningún campesino robara una mísera verdura del huerto que labraba.

Ni con esas los cupos se cumplieron. Y es que, como bien explica Snyder, era imposible: «Los cupos de grano no se alcanzaban porque la colectivización había fracasado, porque la cosecha de 1932 fue mala y porque las exigencias de requisa eran demasiado altas». Desesperado por conseguir comida con la que continuar la industrialización, Stalin envió a un emisario a Ucrania para motivar a sus ciudadanos, pero la situación era demasiado precaria y, en lugar de eso, el diplomático recomendó reducir las requisas. La recolecta había fracasado.

Apenas unas jornadas después de recibir aquel informe, el 8 de noviembre de 1932, Nadezhda Alilúyeva –la segunda mujer de Stalin-, se suicidó por causas indeterminadas. Desde entonces las teorías han sido varias. Por su parte, Snyder abre una puerta nueva: «Cuando los informes sobre el fracaso de las requisas llegaron al Kremlin, la esposa de Stalin se suicidó (…). Escogió el día después del decimoquinto aniversario de la Revolución de Octubre para dispararse un tiro en la cabeza».

Otras posibilidades

A día de hoy todavía se desconoce de forma oficial cual fue el motivo que llevó a Nadezhda Alilúyeva a quitarse la vida. De hecho, hace unos pocos meses el diario ruso «Argumenti y Fakti» señaló, tras una amplia investigación, que esta mujer había fallecido mientras Stalin celebraba una fiesta con varios amigos y miraba a una invitada con lascivia. En ese momento, la mujer del líder ruso perdió los nervios y, tras recibir una amenaza de su marido, cogió una pistola y se suicidó.

Fuera por la causa que fuese, lo único cierto es que, un día después de su fallecimiento, el régimen soviético hizo público que Nadezhda Alilúyeva, de tan sólo 31 años –una treintena menos que su marido-, murió a causa de una peritonitis.