Una torre de telecomunicaciones en Teherán
Una torre de telecomunicaciones en Teherán - Siavash Sam Anvari/flickr

5G: la red que es 250 veces más rápida que el LTE y que lo conectará «todo»

Actualizado:

A principios de verano, Ericsson logró una hazaña en el sector de las redes de telefonía. Realizó un experimento en laboratorio (supervisado por dos operadoras) en el que probó la velocidad de bajada de una red 5G con una descarga over-the-air. Dicha prueba se realizó en directo y se comprobó una velocidad de 5Gbps (cinco gigabits por segundo). Eso equivale a 5.000 megabits por segundo, 50 veces más rápido que uan conexión de 100 Mbps por fibra óptica que ofrece Movistar o cinco veces más veloz que el 1 Gbps que ofrece Google de forma muy limitada con su versio de Google Fiber.

Desde la firma de análisis de mercado IDC (International Data Corporation) señala que si aún la norma del 5G no está definida, será muy importante para la industria. «Es importante que los proveedores de equipos de red empiecen a demostrar el potencial de 5G como medio para comenzar a crear la demanda en el ecosistema de comunicaciones», dijo Sathya Atreyam, director de investigaciones sobre redes inalámbricas en IDC.

El Dr. Håkan Andersson, líder de estrategia de producto de 5G en Ericsson, conversó vía telefónica con el diario ABC para explicar las bondades de 5G, una red que no se espera que llegue hasta 2020. «5G es 250 veces más rápida que lo que se obtiene de forma estándar con 4G, el LTE, pero la velocidad no lo es todo. Esta red no está diseñada para conectar personas, sino para conectar todas las cosas, desde coches, maquinaria pesada o especializada, hasta las redes eléctricas. Para conectarlo Todo», ha explicado.

Aunque apunta que la rapidez de descarga no es lo único que promete la próxima generación red de telefonía, sí puede ser vista como algo importante. «¿Es necesaria tanta velocidad? Yo creo que sí, que será muy importante dependiendo de cómo se utilice. Uno de los usos en el beneficio de todos será en el sector salud, por lo menos a nivel remoto. Por ejemplo, gracias a una red así de rápida se podrían conectar dispositivos médicos y obtener datos o análisis en tiempo real. Beneficiaría a comunidades remotas que quizás no se pueden permitir un hospital avanzado. Tampoco ataría la Sanidad a los hospitales, se podrá hacer todo más móvil», recalca el especialista.

Andersson ha señalado en numerosas conferencias que la red 5G penetrará en áreas en la que tecnología inalámbrica no había podido llegar nunca. Otro de los asuntos importantes del 5G será la gestión del uso de la energía, un punto clave para investigadores como Magnus Olsson. Incluso hay proyectos en los que se habla del 5G como una red «verde»..

Los planes globales sobre 5G es que se empiece a implantar en 2020. Andersson apunta que aunque hay avances y algunos países invierten más en desarrollo, todo el proceso será gradual. «El 5G será como un viaje, no como el Big Bang».

Por otra parte el sector de las redes telefónica a nivel de equipos y hardware la disputan unos cuantos pesos pesados, entre ellos Ericsson, las chinas Huawie y ZTE, Nokia con NSN y Alcatel-Lucent. Sin embargo, señalan que mientras la tecnología y esta protocolo se desarrolla, los competidores son aliados. «La colaboración es clave en estos momentos. Desarrollar el 5G cómo queremos requiere que hagamos las cosas juntos. Es un esfuerzo de equipo. Trabajar con la competencia no nos preocupa porque todos estamos buscando lo mismo», dice.

Privacidad

Desde que Edward Snowden desvelase que el gobienro estadounidense exigía datos privados de usuarios a grandes tecnologícas, las persons se han mostrado más recelosas sobre el tipo de información que almacenan, comparten o consultan a través de dispositivos móviles. El tema de la «privacidad» se ha vuelto más importante y quizás, la posibilidad de que todo esté conectado puede causar molestias. Andersson concidera que la privacidad es un asunto importante pero «la gente sabrá ver el valor de tener todo conectado».

La visión de Ericsson es conectar dispositivos «wearables» -vestibles, en español- de forma fiable y demás objetos, y aunque cree que ya hay sensores que podrían sacar provecho a esta conexión pero en realidad se va a necesitar una nueva generación de dispositivos móviles que puedan utlizar la Red 5G. No es algo precupante para Andersson. «En realidad lo más probable es que tu smartphone sea obsoleto antes de 2020 y lo cambies por uno que sí funcione con 5G».

Estados Unidos, Corea y Japón, a la delantera

Según las previsiones de Ericsson Mobility Report (junio 2014), el 85% de las suscripciones móviles en Estados Unidos serán de LTE (4G). La alta penetración indican a los analistas que será Estados Unidos una de las zonas que adapte más rápido la 5G.

Pero no será la única. El experiemento en tiempo real no fue supervisado por una operadora estadounidense sino por dos asiáticas, NTT Docomo de Japón y SK Telecom, de Corea del Sur. «5G promete mejoras significativas en el rendimiento de futuras aplicaciones que afectarán tanto a los usuarios y la industria», ha dicho Seizo Onoe, CTO de NTT DOCOMO. La coreana tiene clara su apuesta en 5G. «SK Telecom planea tomar el liderazgo en los servicios inalámbricos 5G, así que estamos contentos de ver el progreso que Ericsson ya ha hecho con su demostración en vivo del funcionamiento 5G. El 5G se basará en la inversión que hemos hecho en la evolución a largo plazo», ha dicho a través de una nota de prensa.

La empresa coreana no es la única en su país que apuesta por esta red. El ministerio de Ciencia de Corea del Sur avanzó este año que invertirán cerca de 1.000 millones de euros para desarrollar la red 5G. Quieren lograr una conexión robusta que permita a los usuarios descargar un archivo de 80o megabytes en un sólo segundo. Según lo expuesto por el Ministro, se espera que la red pueda estar lista dentro de seis años, es decir, para el 2020. Samsung aseguró el año pasado que ya estaba probando la tecnología 5G.

Caso Alcatel: No todo es velocidad

Sí, se espera que la 5G sea muy rápida y que eso facilite las comunicaciones. Pero para Tod Sizer, vicepresidente de investigaciones de inalámbricas en Alcatel-Lucent Bell Labs, la siguiente generación de telefonía será para mejorar el desempeño y adelantarse al comportamiento del usuario.

Sizer explicó a ABC durante el Mobile World Congress de Barcelona. Ahí relató que estaban desarrolando técnicas pata predecir también el comportamiento de la red y lograr así un mejor servicio. «Tenemos que saber quien es el consumidor, dónde está y qué está haciendo. Esto, para adaptar una red y que esté a la altura de las expectativas del usuario.

«Con estas técnicas podemos saber si un usuario está enviando un mensaje de texto o un vídeo, y si por ejemplo está en un tren que está a punto de entrar en un túnel. Las expectativas de alguien que mira un vídeo son distintas a las del que manda el mensaje. Podríamos entonces adaptar la red para que el usuario obtenga más información antes de que entre en el túnel», explicó en febrero.

Pa Andersson, de Ericsson, la investigación en sí ya es emocionante. «Este momento es muy excitante. Creo que aún nuestras mentes no conocen el alcance de todo esto», reflexiona con alegría.