AFP

Los televisores crecen: puede que pronto tengas uno de 80 pulgadas en tu hogar

El gigante chino desembarca en España con un híbrido entre proyector y televisor de 100 pulgadas y cuatro veces más económico que una TV convencional

MADRIDActualizado:

Si creía usted haberlo visto todo en cuanto a televisores se refiere, prepárese para algo completamente nuevo. Tamaños de pantalla de 100 pulgadas, calidad 4K (muy pronto 8K), HDR, 3.000 lúmenes, sonido JBL y, por si fuera poco, cuatro veces más barato que cualquier televisor convencional del mismo tamaño. Se llama Laser TV y está fabricado por el último gigante chino que desembarca en España, la multinacional Hisense. No se trata de un televisor convencional, sino de un «híbrido» entre televisor y proyector. Proyector láser, para ser más concretos. En el diseño y fabricación del nuevo producto se han aplicado hasta 366 patentes distintas.

Para Michael Luo, director general de Hisense en España, los televisores con pantallas grandes, de ochenta pulgadas o más, resultan demasido caros. Pero en su compañía -dice- se centran en el consumidor medio y, para darle lo mejor a un precio asequible, desarrollamos nuestra propia tecnología y nuestras propias patentes. «Llevamos mucho tiempo desarrollando Laser TV, y es una tecnología que permite ir a pantallas muy grandes. Los paneles led convencionales difícilmente podrán ir más allá de las 100 pulgadas, y además a unos precios prohibitivos», apunta en declaraciones a este diario al tiempo que asegura que con Laser TV los televisores de gran formato se vuelven «hasta cuatro veces más económicos» y »no hay un límite de crecimiento». De hecho, «tenemos un modelo que llega a las 300 pulgadas».

El nuevo dispositivo proyecta las imágenes a una delgadísima y ligera pantalla plástica, con tecnología antirreflejo, que se sitúa a apenas 15 centímetros del proyector. El resultado es francamente impresionante y el contraste, que podría ser una de las pegas de no contar con un sistema de iluminación por zonas como el de las pantallas clásicas de TV, es sorprendentemente bueno. En cuanto a precios, el nuevo Laser TV se comercializa a 14.999 euros. Es dinero, desde luego, pero nada que ver con los cerca de 60.000 euros que puede costar un televisor con las mismas pulgadas. Además, y como «regalo promocional», todos los que adquieran un laser TV de Hisense se llevarán de premio una invitación para dos personas para ver en Rusia la Final del Mundial de Fútbol.

Por si no le sonaba esta marca, baste con decir que se trata de uno de los mayores (según ellos el mayor) fabricantes del mundo de televisores, y que sus modelos llevan 14 años consecutivos siendo número uno en China, uno de los mayores mercados del mundo. Hasta ahora su presencia en nuestro país, al que llegaron en 2009, había sido modesta, con algunos (pocos) modelos en grandes superficies y tiendas especializadas.

Pero no se engañe, eso se acabó. Para Hisense ha llegado la hora del desembarco en Europa, y en apenas unos días podrá usted elegir entre 26 nuevos televisores de la firma, entre ellos los citados Laser Tv y toda una gama de modelos «convencionales» cuyo máximo exponente el el U9A de 75 pulgadas, que sale a un precio de 5.000 euros. El objetivo de la compañía es, ni más ni menos, que colocarse como número tres en ventas en apenas un año, solo por detrás de Samsung y LG, que actualmente se reparten cerca del 70% del mercado.

Además de televisores, Hisense llega a nuestro país con un portfolio que incluye también lavadoras, aires acondicionados, teléfonos móviles y frigoríficos. Puede que usted no lo sepa, pero de cada cinco frigoríficos de tipo americano que se venden hoy en España, de esos grandes que llevan doble puerta, uno es de la marca Hisense. Y la compañía regalará uno de ellos a cualquier persona que adquiera un de los televisores de gama alta de la marca, en concreto el modelo U9A de 75 pulgadas (unos 5.000 euros), que además vendrá lleno hasta arriba de latas de cerveza, para ver el fútbol a gusto.

Con el Laser TV como producto etrella, Hisense presenta también los nuevos televisores con tecnología ULED. José Ramón Barrachina, director de ventas de Hisense en España, explica que la firma, que recientemente adquirió la división de TV de Toshiba es, también, la que fabrica sus propios paneles, así como los procesadores High View Pro que incorporan las gamas más altas de sus televisores. Los de gamas media y de entrada llevan procesadores Mediatek. También el sistema operativo, llamado Vidaa U, es exclusivo de la marca asiática. Queda claro que la firma prefiere controlar ella misma todos los aspectos de los productos que pone en el mercado.

En palabras de Barrachina, el Laser TV es uno de sus dos caballos de batalla. El otro son los televisores ULED. «Queremos que los usuarios puedan acceder a la más alta tecnología por un precio justo», asegura. Por eso, un televisor ULED de 75 pulgadas, Quantum Dot y un brillo de 2.500 nits cuesta menos de 5.000 euros. Nuestro objetivo son los televisores de gran pantalla, de 75, 65 y 55 pulgadas. Todos los ULED, que resultan un 15% más caros que el resto de nuestros modelos con pantalla LED, llevan el mismo software y el mismo sistema opertivo que los Laser TV.

LED, OLED, QLED y, ahora, ¿ULED?

¿Pero qué es ULED? Las nuevas siglas vienen a sumarse a las ya conocidas OLED, de LG y QLED, de Samsung. Pero que nadie se eche las manos a la cabeza, no se trata de una nueva tecnología de TV, sino de una serie de mejoras en diversos aspectos que, juntos, reciben la denominación ULED, o «Ultra Led». Según explican los técnicos de la compañía, la llamada tecnología ULED reúne cuatro tipos diferentes de mejoras: Ultra HD, Ultra Contraste, Ultra Color y Ultra Motion.

El primero, Ultra HD, se refiere a la resolución, el escalado, la decodificación y el streaming en 4K. Ultra Contraste busca precisamente lo que indica su nombre, un mayor contraste, con negros muy profundos y brillo muy vivo. Para ello, la compañía aplica un softwre propietario que combina las tecnologías HDR y Local diming, que controla la retroiluminación por zonas. Ultra Color, por su parte, se basa en Quantum Dot, una serie de pequeñas partículas (de 3 y 6 nanómetros), que se iluminan en tonos concretos y amplían la gama de colores. Por último, Ultramotion está destinada a mejorar las imágenes en alta velocidad. Para ello, el procesador calcula el movimiento de los objetos en pantalla y elimina las estelas.

«La combinación de estas cuatro cosas -explica Barrachina- es lo que en Hisense denominamos ULED. Se trata de una optimización, la mejor que hay en el mercado, de la tecnología LCD». La gama U, pues, es la que reúne la mayor cantidad de mejoras tecnológicas y resulta, por lo tanto, cerca de un 15% más cara que el resto de los televisores Hisense de otras series. A pesar de ello, el precio de entrada del modelo de 55 pulgadas, el 55U7a, se sitúa en los 1099 euros.

Como se ha dicho, durante la promoción de lanzamiento todos los televisores de la gama U vienen acompañados de un frigorífico de regalo (el de doble puerta solo con el televisor de 75 pulgadas) llenos además de cervezas de la marca Budweiser. El resto de televisores, los que no son de la gama U, vendrán acompañados solo de 24 latas de cerveza.