A los «millenials» les dijeron que podían tener todo en la vida - VÍDEOS: YOUTUBE
El método de «El círculo de oro»

Cómo inspira Simon Sinek a los líderes del mundo y cómo «desintegra» a la generación «millenial»

Con la que dice puede ser la «idea más simple del mundo», este motivador británico, una especie de «coach» para empresarios y emprendedores, ha convertido sus lecciones en garantía de éxito (y viralidad garantizada)

MadridActualizado:

Les presentamos a Simon Sinek. Si no lo han visto ya colgado en su cuenta de Facebook con la recomendación de algún amigo o se lo han hecho llegar a través de su WhatsApp, no tardará en hacerlo. Lo conocerá como una suerte de «coach», un escritor y motivador británico que ha revolucionado las redes sociales e internet por su concepto de «El círculo dorado». Quizás sea, como él mismo confiesa en una de sus charlas, «la idea más simple del mundo», pero lo cierto es que sus lecciones se siguen con inusitado interés en todo el mundo.

Tal y como él mismo explica, en los vídeos que adjuntamos y colgados en YouTube (tanto como con subtítulos en español como el original, en inglés), se trata de un modelo sencillo pero poderoso de liderazgo inspirador, sobre todo para los jóvenes. Su método se basa en un círculo de oro y encierra tres preguntas: la del círculo externo es qué, el círculo del medio contiene un cómo y en última instancia, en el círculo interno, se pregunta un aparentemente anodino ¿por qué?.

Y la pregunta tiene trascendencia. Sus ejemplos incluyen a Apple, Martin Luther King y los hermanos Wright. Y como contrapeso de su modelo, TiVo, que de estar en dificultades pasó a triplicar el precio de cada acción.

Sinek y sus vídeos colgados en YouTube se han convertido en virales. Han dado la vuelta al mundo. «¿Cómo explicas cuando las cosas no van cómo se supone?». Comienza su charla, al estilo de cualquier maestro de coaching o de libro de autoayuda hablado que se precie. «O mejor, ¿cómo se explica cuando los demás son capaces de lograr cosas que parecen desafiar todas las hipótesis?», lanza su pregunta al público y espectadores.

La razón por la que Apple ha triunfado, ha innovado, aun siendo una empresa de computadoras con los mismos medios que el resto, o el motivo por el que Luther King es uno entre un millón de oradores, es que hay algo más en juego. Según explica Sinek, hace tres años y medio cambió radicalmente su visión del mundo, y de cómo funciona.

Hay un patrón que se repite en todos los líderes y organizaciones del planeta y que se justifican en esos tres círculos, con sus tres interrogantes respectivas. Muchas empresas saben qué hacen, y unas cuantas menos cómo lo hacen, pero solo esas «elegidas» que dominarán el mundo se comunicarán sabiendo por qué lo hacen, por qué existe esa compañía, a quién inspira esa entidad, y cuál es la causa, la creencia de la misma. «¿Por qué debería importarle a alguien?». Si el líder mundial sabe contestar a esta pregunta, entonces inspirará él mismo y su obra a una legión de seguidores

Las lecciones de Sinek continúan.

Sobre la llamada generación de «millenials», Sinek ha extraído sus propias conclusiones. «Una vez les dijeron que podían tenerlo todo en la vida. Solo con desearlo», dice, pero continúa argumentando que llegan al mundo real, donde «su mamá no les puede conseguir el ascenso y al entrar a trabajar, su autoestima cae porque nadie les está diciendo todo el tiempo lo bueno que son». Además, para más inri, en un mundo donde han crecido de la mano de redes sociales como Facebook e Instagram, con aderezos de superficialidad máximos y sin ningún tipo de filtros, les cuesta distinguir entre el éxito real y el ficticio, entre los logros objetivos y tangibles y la liviandad.