Sociedad

¿Qué es la stevia, el nuevo y beneficioso edulcorante que causa furor?

La stevia es un vegetal que tiene multitud de propiedades medicinales, ya que tomarla con frecuencia ayuda a tener una salud de hierro

La stevia es un edulcorante natural con beneficios para la salud
La stevia es un edulcorante natural con beneficios para la salud - ABC
Ana Verónica García - anaveronica - Madrid - Actualizado: Guardado en: Sociedad

El azúcar es uno de los ingredientes más peligrosos que existen en el mercado. Es adictivo, está en casi todos los alimentos procesados y encima engorda, causa depresión y puede producir enfermedades si se toma en exceso. Pero es un alivio saber que han aparecido nuevos edulcorantes naturales en el mercado que no son perjudiciales para la salud. Se trata de la stevia, que regula la diabetes, controla la presión arterial y mejora la circulación, entre muchos otros efectos beneficiosos

¿Qué es la stevia?

La stevia es un pequeño arbusto herbáceo que no suele sobrepasar los 80 centímetros de alto, de hoja perenne, y de la familia de los crisantemo, que normalmente crece en Sudamérica y, mientras que extracto es 200 veces más dulce que el azúcar, no provoca el aumento de los niveles de insulina en la sangre. Eso es lo que la hace tan popular.

El gusto de stevia tiene un comienzo lento y una duración más larga que la del azúcar, y algunos de sus extractos pueden tener un retrogusto amargo o a regaliz en altas concentraciones.

Licenciada en Nutrición y Educación Físca, Paola Andrea Coser, nutricionista del Método Thinking, explica a ABC que las hojas frescas o disecadas es la mejor manera de consumo de este edulcorante totalmente natural para beneficiarnos de todas sus propiedades medicinales, que no son pocas.

Afortunadamente esta dulce hoja puede consumirse de forma natural con muchos menos riesgos que el resto de edulcorantes artificiales sin calorías gracias a que se puede plantar fácilmente en casa, «se da muy bien en verano y en invierno se puede meter dentro», se pueden comprar las hojas disecadas y triturlas convirtiéndolas en un fino polvo dulce. Las hojas de stevia se pueden usar tal cual, frescas o disecadas, para endulzar el café, el té y otras bebidas de forma totalmente natural e inofensiva, para hacer infusiones en sí misma por sus efectos beneficiosos, para hacer todo tipo de repostería e incluso se puede convertir en el ingrediente ideal de un refresco sano y delicioso para los meses de verano. Más adelante ofrecemos dos recetas hechas con stevia, una para el invierno y otra para el verano.

La hoja de esta planta, que cualquiera podría sembrar en el jardín de casa, como durante siglos se ha hecho en países como Brasil o Paraguay, donde crece espontáneamente, al ser procesada puede quedar con un ligero sabor metálico por lo que se hace imprescindible añadir sabores artificiales. Es aquí donde los críticos de este edulcorante natural insisten en la facilidad para engancharse a su consumo, causado por los sabores artificiales añadidos.

Cada vez son más los fabricantes de bebidas edulcoradas o refrescos que han incluido este endulcorante natural en su composición, como los elaborados por La Gloria, una de las marcas del catálogo de la importadora de The Water Company, que se ha convertido en una nueva alternativa a las bebidas gaseosas. Elaborados en España, los refrescos de La Gloria han sido los primeros en incorporar la stevia como edulcorante 100% natural.

Los productos de stevia manufacturados «no son puros, suelen venir mezclados con otros tipos de edulcorantes o con alcoholes» por lo que el producto ha perdido «totalmente sus propiedades medicinales».

Propiedades de la stevia

La hoja seca de la stevia ayuda a regular los niveles de azúcar en la sangre, reducir la presión arterial, regular el aparato digestivo en general, reducir la grasa en personas obesas, ayuda a las personas con ansiedad y, además, es diurética.

Gracias a su alto contenido en minerales como el potasio o el magnesio, la stevia es «altamente recomendable para la hipertensión ya que reduce la presión arterial», explica Coser que coincide con la División de Medicina Cardiovascular de la Universidad Médica de Taipe, en Taiwán, que ha determinado que la stevia actúa como hipotensor y cardiotónico al regular los latidos del corazón gracias a su poder vasodilatador.

Al ser un endulzante se ha utilizado para los diabéticos y se ha comprobado que no hay un «aumento de glucosa o azúcar en sangre», es más aporta una acción hipoglucémica a las personas que padecen diabetes tipo 2, no dependientes de la insulina. El Departamento de Endocrinología y Metabolismo del Hospital Universitario a Aarthus, en Dinamarca, determinó que la stevia actúa sobre las células beta del páncreas estimulando la producción de insulina de forma natural. En la actualidad se realizan estudios sobre los efectos de la stevia en la diabetes tipo 1, insulina dependiente.

En los casos de obesidad y sobrepeso está totalmente recomendado ya que es «un endulzante acalórico que nos ayuda a bajar de peso» señala Coser que explica a ABC que hay estudios hechos con ratas que van más allá y que demuestran que, «además de regular los niveles de glucosa en sangre, estos animales comían menos y con una ansiedad menor, aunque sólo se haya testado en ratas hasta ahora».

Entre los beneficios de la stevia, la nutriocinista del Método Thinking explica que ayuda a regular el aparato digestivo en los casos de estreñimiento por su alto contenido en fibra, ayuda a la producción de los jugos gástricos por lo que es un aliado importante a la hora de hacer una buena digestión.

Este edulcorante tiene un importante poder antioxidante -hasta 6 veces más efectivo que el té verde- que ayudan a prevenir problemas de circulación como la apoplejía cerebral y el infarto del miocardio, que son causadas por la arteriosclerosis, el desorden funcional del hígado, diabetes, etc. Por sus efectos antioxidantes, es también uno de los mejores medios antienvejecimiento.

Es bactericida y se utiliza en dentífricos y chicles para prevenir la caries dental por su acción antibiótica contra la placa bacteriana. Su poder de disolver la dioxina, nicotina e histamina la convierten en un poderoso antialérgico que, además, contribuye a reforzar el sistema inmunitario y las defensas, mejora la resistencia frente a gripes y resfriados y es cicatrizante y bactericida en aplicaciones contra quemaduras, heridas.

Mientras que aún no se han encontrado efectos secundarios ni contraindicaciones, dentro de la interminable lista de beneficios de la stevia se cuenta el «efecto diurético que ayuda a reducir los niveles de ácido úrico».

La polémica está servida

Aunque desde 2011 la stevia está aprobada para su uso como aditivo alimentario y endulzante en la Unión Europea, en Estados Unidos, en 1991 la FDA (Food and Drug Administration) se negó a aprobar el uso de esta sustancia debido a presiones de los fabricantes de edulcorantes artificiales. Hasta 2008, cuando permitió a Coca-Cola y Pepsi utilizar un derivado de esta planta. Sin embargo sigue sin permitir la utilización de la hoja sin procesar o su extracto alegando potenciales problemas para la salud más allá de los intereses de las empresas fabricantes de edulcorantes artificiales.

En Japón, edulcorantes de Stevia ya estaban comercialmente disponibles desde el año 1971 y hasta el momento no se han publicado estudios de problemas de salud relacionados con este edulcorante.

Dos recetas hechas con stevia: una para el verano y otra para el invierno

Para el invierno, aunque lo ideal sería hacerlo todos los días, Diego de Olmedilla, fundador del Método Thinking, nos da la receta de una infusión de stevia. Basta con calentar dos dedos de agua en el microondas, echar un par de hojitas (secas o frescas) de stevia, exprimir un limón y dejar infusionar durante unos minutos. Luego se puede colar y añadir más agua caliente o fría, según el gusto de cada uno, aunque lo ideal es tomarlo sin colar en caliente y en ayunas. De esta manera se convertirá en un «gran aliado de nuestra salud».

Cuando llega el calor y apetece tomar algo fresquito, podemos hacer una limonada con hielo picado, un limón exprimido, aunque también se puede usar lima o pomelo, echar agua (con o sin gas), unas hojitas de stevia y unas hojitas de menta o hierbabuena. Una vez batido «tenemos una limonada deliciosa llena de vitamina C, fibra y antioxidantes».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios