Greenpeace pide salvar el clima desde las ruinas incaicas del Machu Picchu (Perú)
Greenpeace pide salvar el clima desde las ruinas incaicas del Machu Picchu (Perú) - efe

Comienza la Cumbre que debe acelerar la acción climática

Se busca un acuerdo universal y vinculante que permita contener el aumento de la temperatura global por debajo de los 2ºC

Actualizado:

“Bienvenidos a la acción”. Con estas palabras abrió ayer la Cumbre de Cambio Climático en Lima el ministro de Medio Ambiente de Perú y presidente de esta cita climática, Manuel Pulgar-Vidal. Y es que de los resultados de esta reunión depende el éxito de la cumbre de 2015 en París, donde debe sellarse el acuerdo climático para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero que permita contener el aumento de la temperatura global por debajo de los 2 grados centígrados, límite considerado seguro por los científicos.

Y esta acción “debe ser urgente”, dijo Christiana Figueres, secretaria ejecutiva de la Conveción de la ONU de Cambio Climático. De esta cumbre debe salir el borrador para el acuerdo climático de 2015, que debe incluir en qué forma los países comunicarán el año que viene sus contribuciones nacionales a la reducción de emisiones y consolidar también los progresos en materia de adaptación al cambio climático. En este sentido, se espera que se establezca un mecanismo financiero que permita a las naciones más pobres hacer frente a los efectos del cambio climático.

Si el año pasado la Cumbre de Varsovia se inauguró con el fantasma del devastador impacto del tifón Haiyan a su paso por Filipinas, en esta ocasión el trasfondo fue el quinto informe de Evaluación del Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC), presentado el pasdo 2 de noviembre en Copenhague. Para Pulgar-Vidal, “nunca ha habido tanta evidencia científica sobre los efectos del cambio climático pero tampoco tanta certeza de que la ventana de oportunidad para actuar se cerrará pronto”. Por eso, dijo, “espero que Lima sea el lugar donde se lance un proceso ambicioso para acelerar la acción climática antes de 2020”.

El encargado de desgranar las principales conclusiones de ese informe fue el presidente del IPCC, Rajendra Pachauri, para quien la única forma de evitar los efectos desastrosos del cambio climático es dejar de lado cuanto antes el “statu quo” y llevar las emisiones de gases de efecto invernadero a casi cero cerca de 2100, para lo que habría que empezar por reducirlas entre un 40 y un 70% para 2050. Pachauri expresó su confianza en que la evidencia científica sea capaz de alumbrar el acuerdo para que este mundo pueda tener un futuro más limipio, más sostenible y más brillante”.

Desde Amigos de la Tierra y Greenpeace han pedido a los países industrializados que se reduzcan de forma “drástica” a nivel mundial las emisiones de gases efecto invernadero. Desde estas organizaciones ecologistas se subraya que en esta cita de Lima todos los países tienen que presentar compromisos concretos para 2025, con el objetivo de acelerar la transición hacia un sistema energético 100% renovable para 2050. En su apoyo a las energías renovables, siete activistas de Greenpeace, procedentes de Argentina, Brasil, Chile, España, Austria y Alemania, proyectaron en la madrugada previa a la apertura de la Cumbre el mensaje “Salven el clima. El sol es la respuesta”, en las ruinas de Machu Picchu, en Perú.