La taza de plástico con tres patas no se vuelca y es irrompible - facebook

Una niña inventa una taza que no se vuelca para su abuelo con Parkinson

Primero hizo con sus propias manos un recipiente con tres patas. Ahora, ella y su padre han conseguido apoyo para producirla industrialmente y fabricarla en plástico

Actualizado:

Las manos de su abuelo temblaban por culpa del Parkinson y se le solía derramar el líquido del vaso cuando lo cogía.

Pero a Lily Born se le ocurrió una idea cuando tenía 9 años: ayudar a su abuelo con una taza que no se volcaba. Así que sin dudarlo, fue a un taller de cerámica de Chicago y creó un recipiente con tres patas.

La primera taza, llamada «Kangaroo cup» era un poco frágil, por estar hecha de cerámica. Después de recaudar dinero a través de donaciones en «Kickstarter» y montar una campaña de publicidad en «Indiegogo», ella y su padre decidieron hablar con diseñadores y vendedores para lanzarse a la producción industrial de modelos más perfeccionados.

Su interés le llevó a JingDeZhen, la capital china de la cerámica. Ahora están buscando una empresa manufacturera y preparando la producción de tazas de cerámica. Además, ya están recaudando dinero para iniciar la producción de tazas que no vuelcan hechas de plástico.