Furor por el 155... para el Gordo de Navidad

Los décimos con el número del artículo de la Constitución se han agotado en las más de 30 administraciones de Lotería que lo vendían

Actualizado:

Todo el mundo habla del 155, en los informativos, en las tertulias, en los diarios... y también en las administraciones de lotería repartidas por todo el país que están viendo cómo se lo quitan de las manos. El 00155 es el décimo más buscado para el Sorteo de la Lotería de Navidad que se celebrará el 22 de diciembre y ya resulta imposible hacerse con uno.

En la administración de la calle Pelai de Barcelona no les queda ni un décimo con la terminación que coincide con el artículo de la Constitución que el Gobierno activará para restituir el orden constitucional en Cataluña. «Teníamos una serie y ya no nos queda nada. Ya lo habíamos vendido antes de todo esto», señalan. Tampoco en la de la plaza Urquinaona. «Está agotado», aseguran, como en Lloret de Mar, Sant Joan De Leno les queda ni un décimo

Antonio Jesús Masa, titular de «El tomate de oro» de Cáceres, cuenta que las dos series que tenía «se han vendido entre final de la semana pasada y principio de ésta». Se las han quitado de las manos, como los apenas diez décimos que tenía la administración Virgen del Carmen de Rute, en Córdoba, donde se vendió el año pasado un segundo premio. «Si no me han llamado 600 personas preguntando por ese número... -comenta Paqui Rabasco- Hará un par de semanas que vino una persona que no era ni del pueblo y se lo llevó todo. Cuando se lo vendí no pensé por lo que era, pero luego con tanta llamada ya caí en la cuenta. Después ha vuelto a por más, pero estaba agotado».

«¿Llamas por el 155? No nos queda nada», responden desde la administración asturiana a la que llegaron diez décimos que «hace mucho que volaron». En «La Milagrosa» de Granada también está agotado desde hace casi tres semanas. «Llevo más de una semana en la que recibo unas 20 llamadas diarias preguntando por ese número», relata Rafa Arévalo, empleado de la administración. Del billete que tenía, envió tres décimos por correo a un cliente de Barcelona, otros dos los vendió en ventanilla y aún tiene cinco reservados para un comprador de Valencia. Si finalmente no acude a por ellos, «igual uno me da por quedármelo, que al final nunca se sabe», dice Arévalo.

«El Pescador», en Las Palmas, tenía ocho series con el 00155, pero ya se les han agotado los décimos. «La mayoría se vendió con el "boom" de Cataluña», explica Carolina Ortega, empleada de la administración. Los últimos cinco los enviaron a una chica de Barcelona.

«Es una auténtica locura lo del 155», asegura Rafa Sanchís, de Loterías Manises, una administración de Valencia que ha repartido dos gordos en los últimos años y que cuenta con experiencia en números buscados. «Cuando se casó la Duquesa de Alba, también llevábamos el número y llamó muchísima gente, pero lo del 155 es increíble, no hemos visto nada igual», asegura el dueño de la administración. Los diez décimos que tenían se vendieron a través de su página web hace casi un mes, pero reciben cada día más de 150 llamadas de clientes que quieren saber si aún les queda alguno. Ante la negativa, «están comprando otros números con la terminación en 155», añade Sanchís.

La Bruixa d'Or de Sort, que ha tenido que trasladar su sede a Navarra y Madrid por la crisis catalana, también ha despachado todos los que tenía y tampoco en Doña Manolita queda ninguno de los 130 décimos con el 00155 con los que contaron en un principio. «Llamó un señor para reservar una serie como en agosto, antes de que estallara todo esto», comenta Concha Corona, gerente de la célebre administración. El resto se vendió «muy repartido». En plena crisis se agotó la última serie que tenían de este «número estrella». «Nos llaman pidiéndonos por favor que les vendamos un décimo del 155, pero de verdad que no tenemos ninguno. Ya hasta por terminal está agotadísimo», añade Corona.

En «El Monstruo», de la calle General Millán Astray de Madrid contaban con diez décimos que se llevaron, como cada año, trabajadores de un hospital cercano que siempre juegan al 155. «Está agotado aquí y en todos los lados», dice Sergio Galindo, hijo del dueño de la administración. En las más de 30 administraciones por todo el país, la respuesta siempre es la misma: «Está agotado».