País Vasco

Una taberna de Bilbao «troceó» una imagen de Cristo como si de una carnicería se tratase

El Obispado denunció la «blasfema» txosna que se instaló en el marco de la Semana Grande de Bilbao

Una taberna de Bilbao «troceó» una imagen de Cristo como si de una carnicería se tratase

«Aberrante», «irrespetuosa», «blasfema»… Muchos son los adjetivos que ha recibido la polémica «txosna» de Hontzak, la comparsa bilbaína que «troceó» una figura de Cristo como si de una carnicería se tratara. Una afrenta a la Iglesia católica que no pasó por alto el Obispado, que el pasado domingo tomó medidas legales contra sus responsables. Finalmente, agentes de la Ertzaintza retiraron a primera hora de este lunes la taberna, que se ha convertido en la primera sombra de la Semana Grande de la capital vizcaína.

Los hechos se precipitaron a raíz de la denuncia que interpuso este domingo el Obispado por la exposición de «imágenes blasfemas» en la citada caseta. En concreto, los comparseros de Hontzak desmenuzaron a un Jesús de Nazaret crucificado bajo el lema «Tomad y comed, este es mi cuerpo». La institución católica consideró que la decoración de la «txosna» atentaba contra la libertad religiosa y los «sentimientos profundos» de los cristianos, por lo que instó a las autoridades a retirarla «en aras de la promoción del valor básico de la convivencia social en paz y en armonía».

La demanda del Obispado no cayó en saco roto, y este mismo lunes agentes de la Ertzaintza han procedido a desmontar la taberna. Una operación que contó también con el visto bueno del alcalde, Juan Mari Aburto, que lamentó que los integrantes de la «txosna» recurrieran al insulto para «resaltar lo suyo». En este sentido, el regidor nacionalista hizo hincapié en la necesidad de que todos los bilbaínos «se sientan bien» en la Semana Grande, en la que ha de estar exenta de agresiones sexistas u homófobas: «Si somos capaces de desarrollar el respeto entre todos, si somos firmes en eso, seguro que vamos a conseguir un Aste Nagusia en la que, al final, de lo que hablemos sea acerca de qué bien estuvo un acto concreto, o un concierto, o la participación ciudadana», alegó.

Hontzak: «Es absurdo e injusto»

Una llamada al civismo que no terminaron de comprender los responsables de Hontzak, que alegaron que su «carnicería vaticana» no era más que un «ejercicio práctico de libertad de expresión y desobediencia civil». Esa fue la conclusión principal de la institución, que a través de un comunicado tildó de «absurdo e injusto» el delito contra los sentimientos religiosos, pues sus integrantes no entienden que una persona «se pueda sentir ofendida por esto». En esta línea, animó a todos aquellos que se hayan sentido ultrajados a «reírse un poco de sí mismos, ya que abundan los motivos para la mofa en sus planteamientos vitales».

Una postura que también comparte EH Bildu, que consideró la retirada de la caseta un «grave ataque a la libertad de expresión». En otro comunicado, la concejal soberanista Alba Fatuarte aseguró que los ataques al humor y a la crítica sociopolítica «dañan la imagen» de la Semana Grande y de Bilbao, y mostró su solidaridad hacia Hontzak por el «atropello sufrido». Asimismo, criticó «los comentarios desafortunados» del alcalde, cuyo «rigorismo e integrismo católico» también perjudican a su parecer las fiestas de la capital vizcaína.

Revisión de las ordenanzas

Por su parte, el PP vizcaíno ha anunciado que a partir del próximo septiembre revisará en todos los ayuntamientos donde tiene representación las ordenanzas de fiestas con el objetivo de garantizar que no se repitan «humillaciones y vejaciones» como las de la Semana Grande de Bilbao: «Pediremos que se incluyan las modificaciones necesarias para que esto se lleve a cabo y comprobaremos que las ordenanzas ya cuentan con dichos mecanismos de control», ha manifestado la presidenta de la formación, Raquel González.

Toda la actualidad en portada

comentarios