García Lurueña
García Lurueña - efe

Kutxabank nombra a García Lurueña consejero delegado

La decisión de crear esta figura se produce por indicación del Banco de España

Actualizado:

El Consejo de Administración de Kutxabank ha elegido hoy a Javier García Lurueña, hasta ahora director general adjunto, nuevo consejero delegado de la entidad, un puesto que hasta ahora no existía en el banco nacido de la fusión de las tres cajas de ahorro vascas.

El consejo ha mantenido hoy en Bilbao su reunión ordinaria habitual de cada mes. El presidente, Gregorio Villalabeitia, ha realizado la propuesta de García Lurueña, aprobada por el consejo. La decisión ha sido comunicada a la Junta General de Accionistas, que ha aprobado la designación.

Tras el nombramiento, el hasta ahora director general corporativo, Ignacio Sánchez Asiaín, deja la entidad, que ha reconocido «sus años de servicio y su impecable trayectoria profesional».

La decisión de nombrar consejero delegado, una figura que ni Kutxabank ni las cajas tenían pero que es habitual en el mundo bancario, se produce por indicación del Banco de España, para adaptarse a las normas del buen gobierno corporativo.

Javier García Lurueña tiene una gran experiencia directiva en las áreas financiera, de control y de negocio bancario.

Licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales por la universidad pública vasca en la especialidad de finanzas, ha desarrollado una trayectoria profesional de 35 años en Kutxabank, primero en la Caja de Ahorros Vizcaína, más tarde en BBK y en la actualidad como director general adjunto de control y auditoría interna, y director del gabinete de Presidencia.

«Técnico e independiente»

Cuenta, asimismo, con experiencia en diversos consejos de administración como Cecabank, CajaSur Banco, Kutxabank Vida y Pensiones, Kutxabank Aseguradora, Norbolsa o Fineco.

Según Kutxabank, el nuevo consejero delegado responde al perfil profesional «técnico e independiente» requerido para el cargo.

El consejo de administración ha valorado, entre otras cualidades, «sus dotes de liderazgo, su experiencia y solvencia técnica especialmente en las áreas de finanzas y desarrollo corporativo».

Para el banco, la elección «garantiza una clara separación de funciones entre la presidencia ejecutiva de Kutxabank, que continuará en el cargo de máximo nivel del banco, y el consejero delegado, que tendrá encomendada la gestión del día a día de la entidad».