Reuters

Moody's prevé un freno en las reformas por la incertidumbre política

Actualizado:

La agencia de calificación de riesgo Moody's alerta de un riesgo de desaceleración en el impulso de las reformas económicas de España, por la dificultad que podría tener el Gobierno para aprobar leyes en la próxima legislatura.

En su análisis anual de crédito España publicado hoy, la agencia ha considerado que España presenta «algunos elementos de incertidumbre» en cuanto al panorama político en los próximos años, aunque no prevé un cambio perjudicial en la política económica después de las elecciones nacionales.

Asimismo, ha considerado que la economía española crecerá el 2,7% en 2015 y el 2,2% en 2016, gracias al tirón de la demanda interna, ya que el consumo y la inversión se convertirán en los motores de la economía y se beneficiarán de un aumento de la confianza, el incremento de la financiación y la mejora del empleo.

Ha valorado el fuerte crecimiento económico de España que sigue apoyando la reducción del déficit fiscal, si bien alerta de que su alto nivel de deuda no se estabilizará antes de 2016.

Así, Moody's ha previsto que el todavía elevado déficit presupuestario comience a disminuir en los próximos años a medida que se incrementen los ingresos, de forma que se sitúe en el 4,5% del PIB en 2015 y en el 3,5% en 2016.

Sin embargo, ha asegurado que los altos niveles de deuda de España siguen representando "un obstáculo" para su calificación soberana, a pesar de la tendencia de mejora de los datos económicos, fiscales y financieros.

Ha previsto que el ratio de deuda alcanzará su punto máximo en 2016, por encima de 100% del PIB, y se estabilizará después hasta el año 2018, siempre y cuando continúe la recuperación económica y la consolidación fiscal.

Moody's ha explicado que las reformas estructurales han ayudado a España a reforzar sus instituciones, el sistema bancario y el mercado de trabajo.

La agencia, que recuerda que su calificación de España se sitúa en un aprobado (Baa2), ha confiado en que el crecimiento de la exportación de bienes y servicios se acelerará en los próximos meses, aunque su contribución neta al PIB "es probable que sea negativa", por el mayor incremento de las importaciones.