Lagares insiste en que para crear empleo hay que subir el IVA y bajar cotizaciones
El presidente de la Comisión de Expertos para la Reforma Tributaria, Manuel Lagares, a su llegada a la Comisión de Hacienda del Congreso - efe
reforma fiscal

Lagares insiste en que para crear empleo hay que subir el IVA y bajar cotizaciones

Actualizado:

El presidente de la Comisión de Expertos que ha analizado el sistema fiscal, Manuel Lagares, ha asegurado que la sociedad tendrá que hacer un examen de conciencia y hacer algún sacrificio, como asumir una futura subida de IVA, si quiere que se cree empleo en España y se pueda ofrecer un puesto de trabajo a los desempleados.

Durante su comparecencia en la Comisión de Hacienda del Congreso, Lagares ha dicho que el paro está en un nivel muy elevado que debería llevar a la sociedad a «casi avergonzarse» de la situación, porque sitúa a España muy fuera del nivel que marcan los países más avanzados.

Además, ha señalado que el IVA es un impuesto »neutral« y que, por ese motivo, muchos expertos nacionales e internacionales recomiendan subir este impuesto y bajar la presión fiscal sobre la imposición directa para generar más crecimiento. Por ese motivo, la Comisión ha planteado su reforma en dos fases, una primera centrada en bajar los impuestos directos y compensar el descenso de la recaudación con cambios en los indirectos, y una segunda fase centrada en bajar «cuatro o cinco puntos» las cotizaciones sociales que pagan las empresas y compensarlo con una subida de IVA de dos puntos.

Tal y como ha calculado la Comisión, este cambio produciría un crecimiento del PIB y del empleo del 0,7% ya en el primer ejercicio y una mejora «apreciable» en la reducción del déficit público. Antes de poner en marcha la devaluación fiscal, la Comisión propone una primera fase de la reforma basada en una reducción de los impuestos directos con una «fuerte reducción» de los tipos y tarifas de IRPF y Sociedades.

Además, contempla un aumento de los mínimos exentos familiares y personales en renta y un impulso a la recapitalización de empresas en Sociedades. Igualmente, fomenta la coordinación en el Impuesto de Sucesiones y suprime el Impuesto de Patrimonio para no gravar dos veces lo mismo. Según Lagares, casi ningún país tiene un Impuesto al Patrimonio, un tributo que penaliza el ahorro y puede provocar desplazamientos de empresas y familias a otros países.

Para financiar esta bajada fiscal, la Comisión propone eliminar exenciones y bonificaciones en renta y Sociedades, mejorar la lucha contra el fraude con medidas como la supresión progresiva del régimen de módulos o el mayor control patrimonial, una reformulación de los Impuestos Especiales y la reordenación de los bienes y servicios en el IVA, excluyendo siempre los bienes de primera necesidad.

Según Lagares, esta primera parte de la reforma supondría una pérdida de recaudación de unos 10.000 millones (1% del PIB) por la bajada de impuestos directos, que se compensaría con un aumento de 10.000 millones (1% del PIB) gracias a las medidas compensatorias. Además, la reforma supondría un aumento de la actividad y el empleo del 0,5% «casi en el primer año» e implicaría, por tanto, una mejora del déficit.

Una reforma que ayuda al crecimiento

Con estas propuestas, Lagares ha asegurado que la Comisión ha plantado una reforma integral del sistema tributario que ayuda al crecimiento y el empleo, que moderniza la economía española y que diseña la estructura fiscal del siglo XXI, muy diferente a la anterior.

A su parecer, los objetivos de la reforma pasaban por no afectar a la consolidación fiscal, mejorar el crecimiento y la creación de empleo, elevar la justicia en la imposición, fomentar el desapalancamiento de familias y empresas y simplificar un sistema que parecía un «queso gruyere» lleno de agujeros por los que se perdía la recaudación.

El mandato de la comisión

De hecho, ha recordado que el mandato que recibió la Comisión consistía en diseñar una propuesta que garantizara un sistema más sencillo, suficiente, orientado al crecimiento y que procurara proteger e impulsar el ahorro y la eficiencia de la economía. Además, el informe tenía que tener en cuenta la situación económica de ligera recuperación con crecimientos «muy reducidos» de PIB, un «fuerte aumento» de las exportaciones, una reorientación del consumo «aún débil» y una consolidación fiscal pendiente.

«Habría sido casi suicida no hacerlo», ha dicho Lagares. Igualmente, se han tenido en cuenta las recomendaciones de otros organismos como el Fondo Monetario Internacional (FMI), la OCDE y la Comisión Europea, que se han manifestado en numerosas ocasiones sobre el sistema tributario y han dihco cosas «de mucho interés». «Sería de locos no teerlas en cuenta», ha señalado, tras recordar, además, que la Comisión de Expertos se han entrevistado más de una vez con miembros de estos organismos.