Cultura

Nicholas Reeves parte a Egipto en busca de la tumba de Nefertiti

El 28 de septiembre llegará a Luxor y examinará junto al ministro de Antigüedades y los mejores egiptólogos egipcios la tumba de Tutankamón

Busto de Nefertiti fotografiado en 2012 en el Neues Museum de Berlin
Busto de Nefertiti fotografiado en 2012 en el Neues Museum de Berlin - afp
abc.es - Actualizado: Guardado en: Cultura

El egiptólogo británico Nicholas Reeves partirá a finales de septiembre a Egipto para verificar su teoría de que la célebre reina Nefertiti estaría enterrada en una cámara secreta de la tumba de Tutankamon. Reeves llegará a Luxor el 28 de septiembre para presentar «las grandes líneas de su teoría» y participar con el ministro de Antigüedades Mamdouh al-Damati y «los mejores egiptólogos del ministerio en un examen sobre el terreno, en el interior de la tumba (de Tuntankamón), según han anunciado las autoridades egipcias en un comunicado.

Hasta hoy, la tumba de esta reina de belleza legendaria, que ejerció un importante papel político y religioso en el siglgo XIV antes de Jesucristo, jamás ha sido descubierta. Nefertiti fue la esposa del faraón Akenatón (gobernó en torno a 1353-1336 a.C.), famoso por haber convertido su reino al monoteísmo imponiendo el culto exclusivo de dios al sol Atón.

Para Nicholas Reeves, la tumba de la reina se situaría en una cámara secreta de la tumba de Tutankamón, el legendario faraón enterrado en el valle de los Reyes de Luxor, en el sur de Egipto.

En un estudio publicado en 2015, este prestigioso egiptólogo de la universidad estadounidense de Arizona afirma que las pinturas murales de la cámara funeraria de Tutankamón podrían disimular dos puertas cuya existencia ha permanecido oculta hasta ahora.

A su juicio, una de estas entradas llevaría hacia «la cámara funeraria inviolada de la propietaria original de la tumba: Nefertiti», mientras que la otra conduciría a «un almacén inexplorado» que «aparentemente dataría» de la era de Tutankamón, muerto a los 19 años en el año 1324 antes de Cristo tras un breve reinado de nueve años.

Afirma que la muerte «inesperada» del niño-rey obligó a los responsables a reabrir la tumba de la reina, diez años después de su muerte, porque la tumba del joven faraón todavía no había sido construida.

Reeves llegó a estas conclusiones estudiando fotografías efectuadas por la compañía española Factum Arte, que hizo un prototipo exacto de la tumba. Esas fotografías presentan nuevas informaciones y detalles sobre los muros de la cripta, que es imposible ver a simple vista, según el arqueólogo.

El ministro de Antigüedades egipcio, Mamduh al Damati no cree que la reina egipcia se encuentre en la misma tumba que descubrió el arqueólogo británico Howard Carter en 1922. «Estoy de acuerdo con él (en mención a Reeves) de que hay algo, una cámara o una tumba, algo nuevo (...), pero quizás no estoy muy de acuerdo con él en que se trate de Nefertiti», precisó Al Damati en una rueda de prensa el pasado agosto.

El 1 de octubre está prevista una conferencia de prensa en El Cairo, para presentar «los resultados preliminares» de la visita y un plan de acción futuro para «verificar si las salas (secretas) han escondido o no los secretos», según el comunicado.

Responsables del ministerio han explicado que tras el primer estudio preliminar, se podría llevar a cabo un segundo examen de los muros de la tumba con ayuda de un aparato especializado que será importado especialmente desde Japón.

Toda la actualidad en portada

comentarios