Sociedad

Sociedad

El estramonio y los orgasmos de las brujas

Compartir

Se cree que el tópico de las brujas volando sobre escobas viene de que las usaban para aplicarse la planta alucinógena en la vagina

Día 30/08/2011 - 13.16h
El estramonio y los orgasmos de las brujas
Grabado «Las brujas en sus escobas», de Francisco de Goya

«El vulgo cree, y las brujas confiesan, que en ciertos días y noches untan un palo y lo montan para llegar a un lugar determinado, o bien se untan ellas mismas bajo los brazos, y en otros lugares donde crece vello, y a veces llevan amuletos entre el cabello». Esta cita de un documento del siglo XV recogida por el profesor Antonio Escohotado en su monumental «Historia General de las Drogas» ilustra una de las explicaciones que se han dado el origen histórico de la imagen arquetípica de las brujas volando sobre sus escobas. No era el estramonio, tan de actualidad ahora, la única sustancia que utilizaban. También recurrían a la belladona y la mandrágora.

No se sabe si los jóvenes que en los últimos días han sido noticia por haber resultado intoxicados con estramonio tenían idea de que esta planta de la familia de las solanáceas ya era conocida y empleada por muchas mujeres de las épocas medieval y moderna. De la planta «Datura stramonium» obtenían un ungüento que se aplicaban en los genitales, al parecer impregnando el palo de una escoba que se introducían en la vagina. Así se producían orgasmos y alucinaciones, prácticas que la Inquisición perseguía y castigaba con denuedo.

Era esto habitual en el mundo ruralizado y sin alfabetizar del pasado y a ellos se deben muy probablemente algunas de las denominaciones populares que se ha dado al estramonio, como berenjena del diablo o higuera del infierno. El estramonio estaba arraigado como afrodisíaco pecaminoso en el folclore más clandestino, folclore que dio lugar a todo un fenómeno social, el de la brujería. La fascinación por lo oculto y por las sustancias naturales que ayudaban a los simples a alterar sus estados de conciencia estaban muy extendidos en una sociedad en la que las penurias marcaban la vida del común.

Como puso Umberto Eco en boca de uno de sus personajes en «El Nombre de la Rosa»: «La vida de los simples (…) no está iluminada por el saber y el sentido agudo de las distinciones propios de los hombres sabios (...). Además, es una vida obsesionada por la enfermedad y la pobreza, y por la ignorancia (…) A menudo, para muchos de ellos, la adhesión a un grupo herético es solo una manera como cualquier otra de gritar su desesperación». Es una explicación. No parece que sea eso lo que mueva a los jóvenes que en la actualidad consumen la venenosa planta en descampados en los que atruena la música «techno».

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

ABC Salud

Averiguan cómo los hijos heredan la ansiedad de sus padres

La clave está en un circuito cerebral hiperactivado desde la infancia que potencia el riesgo genético

El tiempo...

Últimos vídeos

El FBI libera a 105 menores víctimas de explotación...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.