Economía

Economía

Trichet ignora la debilidad de España y avanza una subida de tipos en julio

El BCE revisa al alza sus previsiones y cree que la economía de la eurozona cerrará 2011 con un crecimiento de entre el 1,5% y el 2,3%El Euribor escaló ayer seis milésimas hasta el 2,157%; la letra de una hipoteca tipo se ha encarecido ya en más de 800 euros al año

Día 10/06/2011

Jean Claude Trichet sigue sin salirse de su propio guión. El presidente del Banco Central Europeo avisó ayer, después de su reunión mensual en Fráncfort, de que el regulador comunitario mantendrá una «fuerte vigilancia» sobre la inflación en la zona euro. Da así la razón a aquellos analistas que saben interpretar sus cada vez más conocidos juegos de palabras y que en mayo ya advirtieron de que el banquero francés anunciaría este mes una nueva revisión de su política monetaria en julio.

Trichet suele hablar de «fuerte vigilancia» un mes antes de elevar el precio del dinero. Lo hizo en marzo y en abril el BCE subió los tipos al 1,25%, tras casi dos años en su mínimo histórico del 1%. En mayo, en cambio, dijo que vigilaría «muy de cerca» la evolución de la inflación —sinónimo de que no habrá subidas—, y ayer el consejo de gobierno del Banco acordó dejar los tipos en el 1,25%. Luego, en la habitual rueda de prensa, su presidente lanzó: «Quizá en la próxima reunión se dé una subida de los tipos, aunque eso no significa que vaya a tener lugar. Hemos acordado adoptar una fuerte vigilancia».

«Será en julio. Queda ver si es una subida puntual o la continuidad de un proceso de normalización de los tipos», avanza José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citi España y que, como la mayoría de analistas, prevé una subida más a finales de año, de forma que los tipos cierren 2011 en torno al 1,75%.

Trichet justifica una revisión del nivel actual de los tipos en la próxima reunión del 7 julio —se elevarían hasta el 1,5%— por la existencia de riesgos inflacionistas derivados de los precios de la energía y de las materias primas. El BCE se comprometió a garantizar que la inflación en la eurozona no superaría el 2%, pero es ya del 2,7%, según los datos de mayo del Eurostat. El Banco revisó ayer sus previsiones al alza: cerrará el año entre el 2,5% y el 2,7% y 2012 entre el 1,1% y el 2,3%. Y pronostica que la economía de la región crecerá este año entre el 1,5% y el 2,3%, pero no superará el 2,8% en 2012.

Aun así, Trichet anunció que actuará de forma «oportuna y firme» solo en base a la inflación. De hecho, volvió a rechazar la idea de tener en cuenta las tensiones en la periferia europea, que sigue levantando dudas en cuanto a su solvencia. Ayer, el diferencial entre el bono español a diez años y el alemán, referente de solvencia, escaló hasta rozar los 250 puntos; luego bajó a los 240, tras cerrar el miércoles por encima de los 230 puntos.

El banquero defendió que unas expectativas de inflación ancladas en el conjunto de la zona euro es algo «bueno por definición para todos los países». Puede serlo para los que están ya en fase de recuperación, como Alemania; pero los economistas siguen sin tener claro cómo afectará a otros como España.

Si el BCE no la ataja, la escalada de precios puede azotar aún más a países como el nuestro, donde la inflación es ya del 3,5%. ¿Y si los tipos siguen subiendo? El crédito se encarece tanto para particulares como para empresas, se frena el consumo y la inversión y, por ende, la economía ni despega ni genera empleo. Ayer, el Euribor, índice de referencia para la mayoría de hipotecas, escaló seis milésimas hasta el 2,157%; ya cerró mayo en el 2,147%, encareciendo en unos 816 euros al año la letra de un préstamo hipotecario tipo.

Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

Empresa
M. N. Las agencias revisan a la baja las perspectivas de las compañías
Economía
Calcula cómo te afectará la reforma
    Lo último...

    Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.