Un informe sobre el libro electrónico elaborado por la Dirección General del Libro aconseja a los autores que no utilicen licencias Creative Commons y cuestiona la naturaleza de las mismas
El Ministerio de Cultura se posiciona contra el copyleft
Actualizado Viernes , 23-04-10 a las 14 : 24
El libro electrónico merece una reflexión. No se trata sólo de una percepción por parte de la opinión pública, sino de una opinión del Ministerio de Cultura. A tal efecto, la entidad que dirige Ángeles González-Sinde puso a trabajar, a través del Observatorio de la Lectura y el Libro (dependiente a su vez de la Dirección General del Libro), a un grupo de expertos que, tras unos meses, ha elaborado un informe titulado «El libro electrónico» que acaba de hacerse público. Pues bien, la llamativa conclusión a la que llega este «Grupo de trabajo sobre el libro electrónico» es que las licencias Creative Commons son contraproducentes para el futuro de la industria editorial en general y para los autores en particular.
Consejos rotundosLejos de mostrar ambigüedad o incluso prudencia ante un tema que se presume fundamental para el futuro de la Cultura, en el apartado de «Nuevas Licencias» el informe se refiere a las de tipo Creative Commons como aquellas «orientadas a contenidos de tipo artístico, alternativas a la propiedad intelectual, prediseñadas y que permiten que el usuario pueda utilizarlas, modificarlas y redistribuirlas». Este grupo considera además, una vez hecha tan particular definición de las licencias copyleft, que su utilización implica «perder el control de la obra, ya que su difusión masiva hará que existan cientos de potenciales licenciatarios».
Instruidos en materia legal por Marta García León, profesora de Derecho Civil de la Universidad Carlos III de Madrid (y para más datos actual asesora del Gabinete de Sinde e hija de Rosa león), los portavoces del Ministerio de Cultura ponen en duda la naturaleza contractual de las licencias Creative Commons hasta el punto de afirmar con rotundidad que hay determinados derechos cuyo ejercicio sólo corresponde a las entidades de gestión. La presencia de estas entidades en el documento es tan frecuente que incluso se les insta a «hacer efectivos estos derechos de remuneración aunque el autor hubiera decidido regalar su obra o no cobrar las cantidades recaudadas a su nombre».
La opinión de la otra parte¿Y qué piensa Creative Commons de esta especie de manía persecutoria que sufren por parte del Ministerio? Pues en palabras de Ignasi Labastida, responsable en España de la organización, «es una lástima que a nivel estatal tengamos lo que tenemos y este texto prueba que de este Ministerio ya no podemos esperar nada». Según Labastida, «lo peor es la falta de rigor de un documento oficial en el que se critica a estas licencias pero se explica mal en qué consisten». Creative Commons «se basa en el copyright y no significa barra libre, sino que el autor es el gestor de sus derechos, aunque todo aquello que según la Ley de Propiedad Intelectual debe ser gestionado por las entidades de gestión se cumple». Labastida recuerda que el Artículo 31 de dicha Ley no habla de remuneración, sino de compensación (algo que el grupo de trabajo ha pasado por alto) y que la ley «debería ser más flexible con la gente que no cree en las entidades de gestión, porque llegas a sospechar que no se quieren hacer bien las cosas y cuando hablamos de Cultura siempre terminamos hablando de dinero».
Mientras en Creative Commons prefieren no pronunciarse respecto a la naturaleza legal de este tipo de licencias porque «la ley sirve para que cada uno la use en su propio beneficio», la jurista especializada en nuevas tecnologías Paloma Llaneza defiende que son contratos. «Hay una figura del Código Civil muy poco utilizada que es la oferta vinculante y que, en este caso, implica que la aceptación de la licencia por parte de quien la use es vinculante y supone la efectividad del contrato», explica Llaneza.
Mientras España es el país del mundo con más obras bajo licencia Creative Commons (más de diez millones de obras registradas), Rogelio Blanco, director general del Libro, confirma que «el Ministerio respeta por completo la elaboración del informe, ya que hemos contado con todas las partes del sector del libro porque soy partidario de que todos entren a dialogar». Según Blanco se trata de un «documento de trabajo que se presentará al Consejo antes de verano», por lo que deberemos esperar hasta septiembre (como pronto) para conocer la postura oficial y si ésta sigue siendo alérgica al copyleft.

Enviar a:

¿qué es esto?