«Esto es sólo el inicio, el virus puede volver en invierno, como en 1918»
Miércoles, 13-05-09
Desde los aciagos días del SARS (Síndrome Respiratorio Agudo y Severo) en 2003, el laboratorio del Departamento de Salud Pública de Hong Kong es uno de los más prestigiosos centros de investigación virológica del mundo. De sus 400 empleados, 60 analizan virus bajo la supervisión de la doctora Lim Wei-ling quien, antes de la gripe A, ya combatió la neumonía asiática y la gripe aviar.
-¿Por qué hay tanta alarma con el virus H1N1 cuando su mortalidad y capacidad de infección están resultando inferiores a las de una gripe estacional?
-El problema es que se trata de un virus totalmente nuevo, mientras que el de la gripe estacional ya se conoce. Por eso, no sabemos cómo va a actuar ni cómo el organismo humano puede reaccionar y si es capaz de generar sus propios anticuerpos. Además, aún no hay una vacuna. Los laboratorios están trabajando muy duramente y supongo que la tendrán a finales de año y antes de la próxima temporada de gripe en el hemisferio norte.
-¿Cuál es el principal peligro que ve de este nuevo virus?
-Nuestra mayor preocupación es que se trata de un virus en el que se han mezclado elementos del cerdo, del ser humano y de las aves. Esto lo convierte en un auténtico riesgo para la salud porque, además, se puede contagiar entre personas, mientras que la gripe aviar sólo se adquiere si uno está en contacto estrecho con los animales. Además, el virus puede mutar, porque en verano se trasladará al hemisferio sur, donde comienza la temporada de la gripe, y es posible que allí siga mezclándose y sufriendo más cambios.
-¿No cree que la OMS exagera con sus alertas?
-Basándose en el alcance de las pandemias anteriores, la OMS ha hecho unas proyecciones que afectan a 2.000 millones de personas, un tercio de la población mundial. Como el virus ya se ha propagado por muchos países, estamos en el principio de la pandemia, así que es posible que vuelva reforzado el próximo año. Así ocurrió en 1918, cuando la llamada «gripe española» se recrudeció al año siguiente al cobrarse más de 40 millones de vidas. En Hong Kong analizamos cada día un centenar de muestras de sospechosos, de los cuales un tercio tiene algún tipo de virus. De hecho, nosotros ya tuvimos casos de gripe porcina en 1999 y 2001, cuando se contagiaron dos personas que vivían cerca de una granja de cerdos. Ambos sobrevivieron, pero hay que estar preparados y no bajar la guardia.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...