YouTube

YouTube explora nuevas fórmulas para hacer dinero de sus videos

La plataforma de videos, que cuenta con más de 1.900 millones de usuarios activos, introducirá los pagos directos a los «youtubers» mientras desarrolla nuevos canales de pago por suscripción

MADRIDActualizado:

Presume de tener 1.900 millones de usuarios activos, es la plataforma principal de acceso a videos y, sin embargo, no es demasiado rentable para su empresa matriz, Alphabet. YouTube lo ha intentado, pero su modelo de suscripción ha fracasado. Al menos por el momento.

YouTube es sinónimo de videos caseros, de nuevos formatos audiovisuales, de «youtubers», esas nuevas estrellas del rock and roll. Tal vez el problema por el que no ha convencido a los usuarios a que paguen por acceder a sus contenidos se deba, en parte, a que el servicio nació con vocación de gratuidad. Hasta la fecha, sus intentos por lograr suscripciones no es que haya triunfado especialmente.

La compañía vive en una deriva sin destino fijo en donde se centra en probar y experimentar con funciones. YouTube Red, por ejemplo, se creó como un servicio por el cual los usuarios tenían acceso a videos exclusivos, sin anuncios y en segundo plano. La propuesta no cuajó y, ahora, se ha rebautizado como YouTube Premium. Una apuesta que ha venido acompañada por YouTube Music, un ambicioso proyecto con el que intenta emular el éxito de Spotify.

En este caso, la contrapartida puede convencer. Los usuarios de pago, a diferencia de aquellos que se contentan con la versión gratuita, reciben varias funciones útiles como la reproducción de música en segundo plano, acceso ilimitado a su contenido o la posibilidad de descargar los archivos para no gastar tarifa de datos. Todavía es pronto, sin embargo, para ver la acogida, y más teniendo en cuenta que Spotify y Apple Music parten con una ventaja, el tiempo.

YouTube ha venido poco a poco cerrando el grifo a los creadores, los «youtubers», esos jóvenes en muchos casos que han hecho de la plataforma la «nueva» televisión de los adolescentes. En el último año, ha impuesto unos requisitos más duros para poder monetizar los videos propios, lo que no ha estado exento de críticas. El problema añadido es que dificulta las posibilidades de que surjan nuevos creadores.

La compañía estadounidense no ceja en su empeño. Es posible que el futuro de los contenidos digitales sea pasarse definitivamente al modelo de suscripciones. Las empresas como Netflix, Spotify, HBO han logrado un buen resultado, pero las redes sociales, y YouTube puede funcionar a todos los efectos como una plataforma social, no han encontrado una fuente de ingresos al margen de la explotación de publicidad digital.

Ahora, YouTube ha empezado a experimentar con varias ideas llamadas «Merchandise», «Premieres» y «Memberships», según informa en un comunicado la compañía. Todas ellas están encaminadas a rentabilizar los canales y premiar los contenidos exclusivos. La primera medida estará encaminada a que los «youtubers» puedan vender su propio «merchandising» directamente desde sus canales, desde camisetas, logotipos, pines, juguetes.

En el caso de «premieres» -estrenos, en español-, la fórmula consistirá en la emisión de videos pregrabados como si se tratase de retransmisiones en directo. Una estrategia de marketing por la cual los creadores podrán información con antelación a su publico de la próxima llegada de un contenido nuevo, pudiendo, además, conversar directamente con los aficionados. La última medida pretenderá que los «youtubers» con más de 10.000 suscriptores puedan cobrar individualmente a los usuarios que estén dispuestos la cantidad mensual de 4,99 dólares. Los seguidores recibirán a cambio videos exclusivos.

«Los creadores de YouTube son el corazón de nuestra plataforma. Es por ello por lo que estamos comprometidos a crear productos que fortalezcan y respalden a la comunidad. Esperamos que estas herramientas ayuden a los youtubers a construir una comunidad más fuerte y a ganar más dinero mientras lo hacen, porque cuando tienen éxito, toda la comunidad crece», explica en un comunicado Neal Mohan, responsable de producto de YouTube.