Blanca Suárez, en «Las chicas del cable»
Blanca Suárez, en «Las chicas del cable» - Manuel Fernandez-Valdes/Netflix

Siri, Cortana, Alexa: ¿sabes por qué los asistentes virtuales tienen nombre de mujer?

La agencia Tangoº, junto a la Confederación Nacional de Mujeres en Igualdad y la Asociación de Hombres por la Igualdad de Género (AHIGE), pone en marcha una campaña para reivindicar la igualdad de género

MADRIDActualizado:

«Siri, quiero cenar sushi», «Cortana, manda un email», «Alexa, hazme la compra». Estas tres frases tiene varios puntos en común: son órdenes que los usuarios dan ya a los populares asistentes de voz que, gracias al avance de la tecnología, nos facilitan nuestro día a día. Pero también tienen otro aspecto en común del que quizás no te hayas percatado: Siri (el asistente virtual de Apple), Cortana (de Windows), Alexa (Amazon), Aura (Telefónica), Bixby (Samsung), Irene (Renfe) y Sara (Correos) son «mujeres», es decir, voces femeninas programadas para ejecutar las órdenes de sus usuarios. No nos percatamos de que los estereotipos de género están tan instaurados en nuestro día a día que pasan desapercibidos.

Esta es la razón por la que la agencia Tangoº, junto a la Confederación Nacional de Mujeres en Igualdad y la Asociación de Hombres por la Igualdad de Género (AHIGE), ha decidido poner en marcha la iniciativa «Voces en igualdad» para que los asistentes virtuales dejen de tener voz de mujer con el objetivo de reivindicar la igualdad de género.

Imagen de la campaña «Voces en igualdad»
Imagen de la campaña «Voces en igualdad»

La realidad es que los asistentes virtuales son femeninas o, directamente, proyectan una imagen de mujer. La razón de ello se relaciona, según diferentes investigaciones, a que los usuarios prefieren interactuar con mujeres porque la voz femenina se percibe como servicial, mientras que la masculina se asocia a la autoridad.

«Pensar que un estereotipo de género tan evidente se nos había pasado por alto nos pareció una verdadera revelación», explican a ABC los creadores de esta campaña, Jesús Flete Díaz y Alejandro Jarne, de la agencia Tangoº, que no dudaron ni un minuto en ponerse manos a la obra para evidenciar una realidad que, para muchos, pasa desapercibida.

«Estamos hablando de estereotipos de género, que son una forma de machismo», apuntan los creadores. «No es solo que se llamen Siri, Alexa o Cortana -continúan-, es que la voz por defecto de estos asistentes es decididamente femenina. Y esto no hace sino perpetuar y alimentar el estereotipo de que es la mujer la que tiene que responder solícita a lo que sea que necesitemos».

Estudios sociológicos

Numerosas investigaciones sostienen esta teoría. El investigador Clifford Nass, profesor de la Universidad Stanford, en su estudio « Are Computers Gender-Neutral?» (¿Tienen los ordenadores un género neutro?) concluye que las personas tienden a percibir las voces femeninas como auxiliares que las alientan a resolver solas los problemas, mientras que las voces masculinas son percibidas como figuras autoritarias que les dictan las soluciones de los problemas.

Pero la razón principal por la que se usan voces femeninas en los asistentes digitales es sociológica, como ya ha apuntado en numerosas ocasiones Karl MacDorman, profesor de la Universidad de Indiana especializado en la interacción entre los humanos y ordenadores. «Los estudios indican que una voz de mujer tiene muchas más probabilidades de ser aceptada», asegura MacDorman. Este experto y su equipo de colaboradores llevaron a cabo un experimento: hicieron oír unas grabaciones de voces masculinas y femeninas a personas de ambos sexos, y luego les pidieron identificar cuáles preferían al mismo tiempo que evaluaron cómo los participantes respondían a las voces. Tanto mujeres como hombres aseguraron percibir más cálidas las voces femeninas.

Por todo ello, el objetivo de esta campaña es generar conversación y debate. «Queremos abrir conversaciones con Renfe y Correos, ya que son dos entidades nacionales y públicas, acerca de la posibilidad de cambiar, incluir o proponer una nueva imagen y nombre asociados al asistente de su página web, de tal modo que la compañía pueda lanzar un importantísimo mensaje de compromiso de género con los miles de usuarios que la utilizan cada día», aseguran Jesús Flete Díaz y Alejandro Jarne. Y, de momento,algo han conseguido. Correos ha sido la primera en responder a la demanda:

El papel de las tecnológicas

Susan Bennett es la mujer detrás de la voz de Siri, a pesar de que el asistente virtual diga que no tiene sexo.

Samsung, además, generó una gran polémica con Bixby, dotado de voz masculina y femenina. El problema es que la compañía definía la voz de ella como «animada, clara y alegre», mientras que la de él era «asertiva, confiada y clara», tal y como recogió « The Verge». Tantas críticas recibió el fabricante que retiró dichos adjetivos.

Google, con Google Asistant, o Facebook, con M, son los únicos asistentes virtuales con género neutro.