El reconocimiento facial llega a los supermercados británicos para controlar quien compra alcohol y tabaco

Los controles de edad representan más del 50% de todas las intervenciones del personal en las cajas de autoservicio. Así que las identificaciones no solo son un problema para los clientes, sino que también son una ineficiencia para los comercios

Actualizado:

Enseñar el DNI para demostrar que efectivamente eres mayor de edad para poder comprar las botellas de vino que llevas en la cesta de la compra es un gesto habitual que pasará a la historia por una simple cuestión de eficiencia: no hay razones ya para que ni el comprador ni el empleado del supermercado pierdan el tiempo en las ya de por si largas colas que se forman en la caja a la hora de pagar. De hecho, si eres menor de edad, el asunto se alarga sin necesidad mientras los demás esperan paciente o impacientemente su turno para poder pagar.

El reconocimiento facial sustituirá la escabrosa labor que hasta ahora siempre han desempeñado los propios trabajadores. Y los supermercados británicos serán los primeros en contar con esta tecnología.

NCR, que fabrica el software y el hardware para las máquinas de autocomprobación para la mayoría de los supermercados del Reino Unido, se ha aliado con la compañía tecnológica Yoti para poner en marcha este nuevo sistema, tal y como informa esta última en su blog.

NCR integrará una cámara en las cajas de autoservicio que estimará la edad de los compradores cuando adquieran alcohol y tabaco, por lo que el personal del supermercado ya no tendrá que intervenir para aprobar la compra solicitando a la persona su documentación. La máquina escaneará la cara del cliente y aceptará o negará la venta del artículo.

Esta nueva forma de pago se conoce como «Yoti Age Scan», que no requiere de identificación alguna. No se comparten más datos personales que la fecha de nacimiento y foto verificada.

Pero los compradores también podrán demostrar su edad de otra manera: a través de la aplicación Yoti. Bastará con que el usuario se la descargue en su smartphone, de forma gratuita, la «app» y crear así una identidad digital segura. De esta manera, se crearán las características biométricas únicas de usuario, incluidos datos de documentos oficiales como el carné de conducir o el pasaporte. A la hora de pagar en el cajero, basta con abrir la «app», escanear un código QR de Yoti y verificar la fecha de nacimiento.

Ahorrar en tiempo y ser más eficientes

La compañía insiste también en la seguridad y privacidad del usuario, ya que la aplicación saca una foto de la cara para estimar la edad. Una vez hecho, la fotografía se elimina permanentemente. «Diseñamos Yoti Age Scan teniendo en cuenta la privacidad del usuario y la minimización de datos. No requiere que se registre por adelantado y no tiene que compartir dato personal alguno. No nos quedamos con información personal», insisten.

«Los controles de edad representan más del 50% de todas las intervenciones del personal en las cajas de autoservicio. Así que las identificaciones no solo son un problema para los clientes, sino que también son una ineficiencia para los supermercados», asegura la compañía tecnológica. «Yoti Age Scan -continua- hace una estimación precisa de la edad en 1-2 segundos, lo que reduce drásticamente el tiempo empleado en los pagos», al mismo tiempo que se mejorará la experiencia del cliente.

De momento se desconoce en qué supermercados se instalará la nueva tecnología. Yoti tan solo ha podido avanzar que se verá en los principales minoristas muy pronto.