Detalle del sistema desarollado - SOUTHAMPTON UNIVERSITY
NUEVO HITO DEL SECTOR

¿La memoria del futuro? Crean un disco duro de cuarzo con una vida ilimitada

Apodada como el «Superman de las memorias», científicos de la Universidad de Southampton logran con éxito un sistema capaz de almacenar unos 360 TB que promete una longevidad de 13.800 millones de años

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

En la búsqueda por solucionar uno de los problemas manifiestamente preocupantes de la revolución digital, -la falta de seguridad sobre la durabilidad de los contenedores-, científicos de la Universidad de Southampton (Reino Unido) han logrado dar un paso adelante en el desarrollo de sistemas de almacenamiento de datos: un disco duro de cuarzo capaz de sobrevivir millones de años. Lo han llamado el «Superman de las memorias».

Mediante el empleo de un cristal nanoestructurado -formado por cristales de un tamaño inferior a 100 nanómetros- han logrado desarrollar un nuevo sistema de almacenamiento óptico basado en una técnica de recuperación en cinco dimensiones (5D), una técnica que lleva en experimentación desde hace seis años. Este sistema, que permite «propiedades sin predecentes» según han detallado los responsables del proyecto en un comunicado, ofrece una capacidad de 360 TB, equivalente a diez millones de archivos de canciones.

Para conseguirlo, los documentos sa grabaron mediante un láser ultrarrápido que produce pulsos extremadamente cortos e intensos. El archivo -explican- se escribe en tres capas de puntos nanoestructurados separadas por cinco micrómetros, es decir, una millonésima parte de un metro. Los datos se guardan a través de nanoestructuras autoensambladas creadas en cristal de cuarzo fundido. La codificación de la información se realiza en cinco dimensiones.

Uno de los hitos alcanzados por el proyecto es, sin duda, su durabilidad. Según sus responsables, tiene una vida útil «prácticamente ilimitada» estimada en 13.800 millones de años en una temperatura ambiente de unos 190 grados, aunque es capaz de soportar temperaturas de mil grados centígrados. Este sistema «abre una nueva de almacenamiento de datos», aseguran, que lo califican de «una forma estable y segura de la memoria portátil».

Entre sus posibles aplicaciones, dicen los responsables, podría orientarse en gran medida a sistemas de almacenamiento de museos y bibliotecas para «preservar sus registros e información», ya que se tratan de instituciones que requieren de grandes espacios para registrar sus archivos digitalizados.

«Es emocionante pensar que hemos creado la tecnología para preservar y almacenar documentos e información para las generaciones futuras. Esta tecnología puede asegurar la última evidencia de nuestra civilización: lo que todos hemos aprendido no será olvidado», señala el profesor Peter Kazansky, miembro del Centro de Investigación Optoelectrónica de la universidad inglesa.