REUTERS/Henry Nicholls
REUTERS/Henry Nicholls - Samsung Galaxy S10

Cómo evitar la descarga de aplicaciones peligrosas

Este tipo de «apps» inundan de anuncios los teléfonos de los usuarios. También puede suplantar identidades para robar datos y exponerlos

Actualizado:

De manera muy frecuente, se descubren vulnerabilidades en aplicaciones o que alguna «app» fraudulento ha conseguido ser instalada en los terminales de los usuarios.

Este tipo de aplicaciones inundan de anuncios los teléfonos de los usuarios. También puede suplantar identidades para robar datos y exponerlos a otras «apps».

Para evitar este tipo de aplicaciones, desde Certideal, plataforma dedicada a la venta de teléfonos reacondicionados y de segunda mano, explican que «los usuarios están más expuestos a este tipo de riesgo de lo que se imaginan pues a la hora de descargarnos una aplicación consideramos que si está en la tienda es porque es fiable y nada más lejos de la realidad ya que muchos 'hackers' aprovechan este entorno para insertar virus en aplicaciones gratuitas, con ganchos llamativos, para atraer la atención de los usuarios».

De hecho, la primera recomendación para reducir riesgos, y la más evidente, es descargar aplicaciones de tiendas oficiales, evitando los marketplaces externos. Además, desde Certideal aconsejan:

- Usa verificaciones de seguridad. Existen aplicaciones, como AppBrain Ad Detector, que lanzan verificaciones de seguridad para saber exactamente qué accesos damos a cada aplicación que queremos instalar. Con ellas podemos saber qué datos vamos a facilitar y qué accesos vamos a permitir, de esta manera controlaremos mejor la información que le cederemos.

- Revisa la fecha de publicación de la «app» y su número de descargas. En la descripción de las aplicaciones se recoge la fecha en la que se ha creado y el número de descargas. Si la aplicación que queremos bajarnos ha sido lanzada recientemente por un desarrollador pequeño, no debería de tener demasiadas descargas por lo que si este número es elevado, podríamos estar ante una «app» peligrosa ya que lo que se busca es hacernos creer que es fiable por su número de usuarios.

- Verifica el nombre del desarrollador. Revisa quién se encuentra detrás de la aplicación. Este dato aparece justo debajo del nombre de la «app», cuando lo tengamos podemos revisar qué otras aplicaciones tiene en la tienda y el éxito que ha tenido con ellas. Desconfía si el desarrollador que aparece sólo tiene una aplicación.

- Opiniones de clientes y calificaciones. Una aplicación puede tener una buena nota y, sin embargo, ser peligrosa. Por ello es recomendable leer las opiniones de quienes se la han descargado, ya que pueden avisarnos de comportamientos extraños.

- Revisa la descripción de la «app». Cuando un desarrollador sube una aplicación debe resaltar y describir las características fundamentales de su producto. Por ello tenemos que desconfiar si en la descripción aparece sólo una lista de dichas características, tiene una mala sintaxis o errores de ortografía. Además, un desarrollador profesional incluirá un enlace a los comentarios.

- Consulta la política de privacidad. Aunque nos lleve tiempo es mejor dedicar unos minutos a leer la política de privacidad de la aplicación que queremos descargarnos ya que así sabremos si ésta recopilará y transmitirá nuestros datos personales a terceros o los utilizará para alguna función concreta. Podrás consultar esta información en la parte inferior de la aplicación.

Por último, la compañía recomienda mantener nuestro sistema operativo actualizado «ya que nos permiten tener siempre nuestro 'smartphone' protegido».