El futuro de la movilidad urbana - ATLAS

El taxi volador y otros inventos que parecían impensables

Los avances tecnológicos hacen que la realidad se asemeje cada vez más a la ciencia ficción

Actualizado:

El futuro es hoy. Los smartphones, la realidad virtual o la inteligencia artificial hace veinte años eran impensables y son a día de hoy una realidad cotidiana, pues la tecnología ya es una parte inherente de nuestras vidas. Como si de «Black Mirror» se tratase.

Es ahora cuando entra en escena el prototipo de aerotaxi presentado por el centro tecnológico vasco Tecnalia. Este vehículo sin piloto,capaz de soportar una carga de 150 kg,puede desplazar a un pasajero de una parte de la ciudad a otra a una velocidad de 90km/h. La idea es que el modelo sobrevuele a una altura de 100 a 300 metros el cielo de algunas urbes españolas en cinco años, con un recorrido de hasta 15 km de autonomía y que podría modificarse para transportar hasta cuatro pasajeros.

El aerotaxi representa uno de tantos inventos que la ciencia ficción ha considerado de un futuro lejano y que, sin embargo, no solo han llegado mucho antes de lo que aventuraban grandes como el escritor de ficción Isaac Asimov, sino que además encuentran una rápida aplicación para su venta al público.

Durante el desfile del 14 de julio en Francia, uno de los grandes atractivos fue un «soldado volador» que perfectamente podría recordar la imagen de Marty McFly surcando con su «skate volador» las calles en «Regreso al Futuro» o al mismísimo Tony Stark de «Los Vengadores». Se trataba de un piloto de jet-ski francés, Franky Zapata (precisamente fan de «Iron Man») que ha creado su propio prototipo que alcanza hasta 190km/h mediante cinco turborreactores de aire. Un invento que interesa especialmente al ejército francés por sus potenciales aplicaciones militares.

Y es que la línea entre inventos de tecnología militar y su aplicación para el público de masas se puede traspasar fácilmente como ya se demostró con Internet, los drones, el microondas o los GPS. El siguiente invento no parece tener un formato tan explotable, aunque no porque no se haya intentado. Cualquier usuario puede pedir en Amazon Japan un traje robótico gigante por «sólo» un millón de dólares, que tiene tres ruedas para desplazarse y que incluye la posibilidad de añadir a uno de sus brazos una ametralladora «Gatling». El tono divertido y risueño de su vídeo promocional hacen de este «mecha» (robots gigantes de la cultura nipona) el mejor regalo para un amigo «friki».

Una manera menos agresiva de unir la tecnología punta con el cuerpo del ser humano es el «Cicret Bracelet». Una pulsera que proyecta en la piel del antebrazo la pantalla del smartphone, que además funciona de manera táctil por los ocho sensores que lleva incorporados. De existir un modelo tipo reloj sería la fantasía de James Bond. De momento, no está a la venta, pero la empresa está trabajando para poner en marcha su comercialización.

Tras saber de la existencia de inventos tanto militares, industriales y recreativos, surge la siguiente pregunta: ¿es capaz la tecnología de traer más beneficios a la salud humana? O mejor dicho, ¿se han desarrollado nuevos inventos útiles para la medicina? La respuesta sería tan positiva como larga, pero los órganos biónicos son el futuro de la medicina, y existen numerosos casos de pacientes que los han recibido en vez de recurrir al trasplante. Se han creado tanto extremidades como órganos tan importantes como son los riñones o incluso el corazón. En unos años, no será tan descabellada la creación de replicantes al más puro estilo «Blade Runner». Su fabricación se realiza mediante impresoras 3D, que también era algo impensable hace unos años y que cada vez está más popularizado.

Museo de Ciencias del Hombre de Londres expone el primer «hombre biónico»
Museo de Ciencias del Hombre de Londres expone el primer «hombre biónico» - EFE

Las impresoras 3D nacieron como un impulso para la industria, facilitando la fabricación de objetos y abaratando los costes de producción. Sus aplicaciones son múltiples: desde la industria aeroespacialhasta la alimenticia, pasando por la medicina y la automoción. Huesos, volantes o juguetes son algunos de sus usos más frecuentes. La existencia de estas impresoras hubiera facilitado el trabajo del equipo de Steven Spielberg en «Jurassic Park» como lo ha hecho en «Jurassic World». Incluso en «Terminator Salvation» se hizo uso de la impresión 3D para crear al robot «T800», por no hablar del famoso martillo de «Thor». Hoy en día existe un amplio mercado para elegir una que se ajuste a diferentes presupuestos e intenciones de uso.

Los fans de «Star Wars» están de enhorabuena porque podrán disfrutar en esta vida de una de las tecnologías más míticas de la saga. No se trata de una espada láser, sino de los hologramas. De todas las aplicaciones posibles, traer de vuelta a artistas que ya han dejado este mundo es la más impactante. Ahora es posible ver de nuevo en los escenarios a Michael Jackson, Tupac Shakur, Frank Zappa o Ronnie James Dio. De la misma manera, los miembros de Ciudadanos ausentes en Pedraza durante el acto de inicio de la campaña electoral, pudieron disfrutar desde la sede central de un holograma de Albert Rivera, como si de Luke Skywalker se tratase.