Vincent Lambert, junto a su madre en el hospital de Reims
Vincent Lambert, junto a su madre en el hospital de Reims - EFE

El Vaticano advierte que dejar de alimentar a Vincent Lambert es «abandono»

Pide que se adopten «soluciones eficaces para proteger la vida» del enfermero francés en estado vegetativo

Corresponsal en ParísActualizado:

El Vaticano pidió este martes en un comunicado que se adopten «soluciones eficaces para proteger la vida de Vincent Lambert», cuyo caso se ha transformado en una tragedia familiar que también divide y enfrenta a toda la clase política francesa con graves debates jurídicos y morales.

En una breve nota, la Santa Sede recordó que «la alimentación y la hidratación son una forma de cura esencial siempre proporcionada al mantenimiento de la vida». «Alimentar a un enfermo no constituye nunca una forma irracional de obstinación terapéutica», señaló el prefecto del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, el cardenal Kevin Farrell, quien también recordó que la «asistencia es un deber ineludible». «La suspensión de tales curas representa más bien una forma de abandono, fundada en un juicio sin piedad sobre la calidad de la vida, expresión de una cultura del descarte que selecciona a las personas más frágiles e indefensas sin reconocer la individualidad y el inmenso valor», agregró.

La sentencia del Tribunal de París hecha pública a última hora del lunes ordenando al Estado francés que restablezca los cuidados médicos que permitan a Vicent Lambert permanecer en estado vegetativo hasta que se pronuncie un comité especializado de la ONU, dio un nuevo rumbo al caso. Horas más tarde, el hospital de Reims –donde está internado el enfermero de 42 años tras sufrir un accidente de tráfico en 2008 que le dejó tetrapléjico y en estado vegetativo– reinició sus tareas de hidratación y alimentación, suscitando un rosario de reacciones que confieren al caso nuevas dimensiones.

El Comité internacional de los derechos de las personas discapacitadas (CIDPD) de la ONU pidió el día 4 de este mismo mes de mayo que se suspendiese y aplazara cualquier decisión «final» hasta que se pudiera realizar un estudio y reflexión en profundidad sobre el caso.

«Vergüenza cínica»

La decisión del Alto Tribunal agravó las divisiones y enfrentamientos que ya existen entre los familiares de Lambert. Los abogados de los padres del paciente –que quieren que su hijo permanezca con vida– recibieron la decisión del tribunal de París con saltos y gritos de victoria. Esas manifestaciones de alegría fueron interpretadas como una afrenta por la esposa de Lambert y sus abogados, que están de acuerdo con la decisión del equipo médico de desconectar al joven. «Es una vergüenza cínica, soez, utilizar, en este caso, la terminología y los gestos de una final deportiva, en un campo de fútbol», aseguraron.

La disputa entre los familiares del joven enfermerno no parece vislumbrar un final a corto plazo. Los padres han pedido el traslado del hijo a otro hospital, con otros servicios especializados, mientras que su esposa amenaza con querellarse contra sus suegros, por haber difundido un vídeo en el que se ve a la madre hablándole a su hijo.